Make your own free website on Tripod.com
 
                                            
 

Augusta Foss-Heindel

 Memorias de Max Heindel y la Fraternidad Rosacruz

 

 
PARTE II- 2
 
LA SEDE CENTRAL DE LA FRATERNIDAD ROSACRUZ
 
 
                                    
 SE REUNIO CON EL PLOMERO
 
Otro comienzo divertido ocurrió al comienzo mismo de la escuela de verano, durante el tiempo en que
Max Heindel se hallaba instalando la bomba en el valle. Ocurrió cerca de la tarde cuando Max Heindel 
vestido con su conjunto de corderoy marrón, muy manchado con tinta de la imprenta y grasa de las máquinas,
 daba vuelta al rincón de la construcción del tanque cuando un extraño le detuvo. El había preguntado por el Sr.
 Heindel y le fue dicho que fuera a la puerta de entrada y preguntara por la Sra. Heindel. 
El hombre pensó que había hablado con el plomero. Frank English, se registró y permaneció como estudiante
 y en el salón comedor cuando apareció Max Heindel vestido con su viejo conjunto el Sr. English preguntó 
el nombre del hombre sentado en la mesa con la Sra. Heindel. Cuando le fue dicho que ese hombre era 
Max Heindel el pobre hombre exclamó: "Oh, santo Dios!, pensé que ese era el plomero". Más tarde resultó 
ser que este hombre había sido enviado por la Providencia a Max Heindel, pués era un gran excavador de pozos.
 
NUEVO SALON COMEDOR
 
Las partes más incómodas de estas tempranas épocas pioneras consistían en la cocina y el salón comedor. 
Aquí surgió el primer problema, pués usualmente la cuestión de la comida es la parte más delicada de un 
trabajo comunitario. Así fue necesario se hicieran una cocina y un comedor convenientes. Esta nueva
 cosntrucción terminada en Octubre de 1.914, era espaciosa amplia y reunió nuestras demandas por muchos años.
 Luego nuevamente, en 1.931, para acomodar al gran número de estudiantes que vivian o venian a Mount Ecclesia 
de tiempo en tiempo, el comedor debió ser remodelado, ampliado y desde entonces se conserva hasta nuestros días
 como tal, ya provisto de refrigeración eléctrica, etc. Además de aumentar su capacidad de asientos.
 
NUESTROS PANES Y BOLLOS DE TRIGO
 
Nuestros panes y bollos eran cocidos en nuestra propia cocina. Nos habiamos procurado una moledora de trigo
 manual y cada día habia quién se ofrecía voluntariamente a moler el trigo. El trigo, tal cual venía de la tierra,
 se ponia en remojo durante la noche y en la mañana se mezclaba a los otros ingredientes. Cuando esta mezcla se
 vertia en los moldes y se cocía durante unos veinte minutos, hacia los más deliciosos panecillos y al mismo 
tiempo el más sano desayuno. Este trigo se uso por muchos años, sin embargo, a medida que la gente aumentaba 
y los miembros ya no tenían el mismo deseo de colaboración Mount Ecclesia se vió forzada a abandonar esta 
molienda de trigo y aún la elaboración propia de pan. El espiritu inicial de los pioneros generalmente se 
va perdiendo y la gente esta dispuesta a olvidar que los líderes han sacrificado tanto su tiempo como su 
dinero para lograr que la Sede Central pudiera ser construida y hecha confortable; los primeros servidores
 y estudiante de la escuela de verano sintieron que era un privilegio el servir y el ayudar a construirlo.
 
LAS OFICINAS DE ADMINISTRACION
 
Nuestro próximo problema surgió cuando las oficinas habian excedido su capacidad  y se hizo necesario el
 planificar una nueva  construcción. El 17 de Abril de 1.917 removimos las primeras tierras para el edificio 
que contendría tanto la imprenta  como las oficinas de administración. Cuando esta construcción habia llegado 
a la mitad, Max Heindel vió que las finanzas no permitían continuar y completar el edificio de dos pisos a menos
 que La Fraternidad pidiera un préstamo de unos cuántos miles de dólares. Hasta entonces, habíamos mantenido 
el asunto financiero bajo control, sin ir más lejos de lo que nuestro propio dinero nos permitía y sin entrar
en deudas. Hicimos entonces un persistente intento de conseguir dicho crédito en San Diego, pero los acreedores
 se rehusaban decididamente a prestar cualquier dinero a iglesias, ministerios y organizaciones espirituales. 
Quedamos muy sorprendidos al oir esto y tristemente entendimos que a veces aquellos comprometidos en asuntos
 espirituales han fracasado o desatendido sus obligacines financieras.
 
Nuevamente dependía de quién escribe el encontrar los medios y las maneras de continuar este trabajo. 
Su propia cuenta bancaria habia llegado a su nivel más bajo, por lo que su última esperanza consistía 
en tratar de tomar a préstamo de los bienes de su madre, los que ella administraba. Esto naturalmente 
hacia necesario el consentimiento de sus hijos, y tras obtenerlo, solucionó el problema. La construcción 
fue concluída, y fue posible trasladar la imprenta fuera del diminuto sótano bajo la casa, tan insalubre 
y húmedo. Max Heindel halló un gran alivio, pués siempre fue su trabajo el de ajustar y mantener la imprenta
 en orden. Desde el tiempo en que inauguramos esta nueva oficina, el trabajo se aceleró a pesar de los tiempos
 de guerra que transcurrían en Europa. 
 
TRABAJADORES
 
Los trabajadores escaseaban; los miembros no estaban listos a venir y ayudar con la pesada carga. Debimos 
ir a Los Angeles y alquilar las cocinas, lavadoras de vajillas, implementos de jardineria e imprentas.
 Ni un solo miembro vino a ayudar, no importó cuán seguido comunicamos las necesidades de ayuda en nuestra revista,
 los miembros aún no estaban preparados.
 
Fué muy duro para nosotros el viajar semanalmente o dos veces al mes a Los Angeles, pagar la gasolina,
 costos del hotel, mientras solicitábamos a la vez trabajadores en los diarios o en agencias, quiénes
 empleamos por estos medios nunca duraban, pués la vida de campo era muy solitaria para ellos y la 
alimentación vegetariana desfavorable. Pensamos que esa pérdida de dinero y tiempo en busca de trabajadores 
duraria eternamente. La Sra. Heindel debía forzar un nuevo método de cocina vegetariana cada mes ó dos meses.
 Max Heindel estaba teniendo los mismos problemas con los empleados de la imprenta, quiénes a cambio de los 
placeres de la vida de la ciudad necesitaban del licor.
 
 Que lástima que los estudiantes de alrededor del mundo no tomaran conciencia de la real necesidad de este 
trabajo maravilloso que se estaba llevando a cabo. Pero tan pronto se corrió la noticia de que Max Heindel 
había pasado al más allá, entonces los miembros comenzaron a escribir y a ofrecer sus servicios. La pena de
 esto es que ese gran espiritu que fue elegido para que impartiera estas enseñanzas, fue librado a su propia
 batalla y sacrificios a lo largo de su vida entera para que nosotros tuvieramos este pan espiritual del que comer.
 
Como una buena descripción de las tareas mútiples que se llevaban a cabo en Mount Ecclesia incluímos parte 
de un articulo de la revista "Ecos" de Agosto de 1.916, fue escrito por Eva G. Taylor la que en su visita 
comentó sus impresiones:
 
"... Con fin de tomar la mas leve noción de la magnitud del servicio a la humanidad que se lleva a cabo en
 la Sede Central de La Fraternidad, no es suficiente el llegar con un auto a la hora de la cena y luego de 
recorrer superficial y apresuradamente las instalaciones marcharse al próximo lugar de interés.
 
"... Y el trabajo! dificilmente encuentre el modo de comenzar a contar su magnitud. Hay pilas de cartas de
 todas partes del mundo para ser contestadas; hay mensajes de alegrias y esperanzas para ser enviados a 
aquellos que han solicitado el servicio de curación; hay horóscopos prontos a ser hechos con fin de diagnosticar 
enfermedades; las cartas listas a ser escritas en respuestas a solicitudes de instrucción y ayuda. Todo esto
 requiere del pensamiento, pero no solamente del pensamiento, sino también de la más noble simpatía e interés
 personal. Luego están las tareas rutinarias de oficinas en relación a la correspondencia, lecciones a 
los estudiantes,
 cartas a los probacionistas, y la edición de la revista "Rayos de la Rosa Cruz". A medida que las enseñanzas 
se esparcen rápidamente la magnitud del trabajo en la Sede Central asume proporciones impensadas para aquellos
 que no ven el movimiento desde adentro".
 
PRIMER SERVICIO DE CURACION
 
El primer  servicio de curación se llevó a cabo el martes al atardecer del 23 de Junio de 1.914, estando la Luna
 en el signo cardinal de Cáncer. Desde entonces los servicios de curación se realizaron en la Pro-Ecclesiacada 
semana cuando la Luna se hallaba en un signo cardinal. Esto se hacía con objeto de utilizar al máximo estecentro
 espiritual : la Pro-Ecclesia.
 
A la vez se comenzó un curso de Astrología para ayudar a los estudiantes en este trabajo. El Sr. y la Sra.Heindel
 publicaron la primera edición de "El Mensaje de las Estrellas", un tratado avanzado sobre la ciencia de interpretar
 un horóscopo. Esta primera edicion consistía de tan solo 96 páginas, encuadernado rústico.
 
Un nuevo libro "Cristo o Buda?" escrito por Anne Rich estaba ya listo y había sido impreso en nuestra pequeña Gordon.
 A este libro siguió otro de Max Heindel "Como conoceremos a Cristo a su venida"; ambos libros eran de tapas rústicas.
 
ACCESO A ECCLESIA
 
En diciembre de 1.913 se abrió camino a través de los campos y se hizo un acceso principal que se llamó camino 
de la Ecclesia. El Sr. Stewart Louis Vogt, nuestro artista de Cincinati, Ohio, trazó este camino y compró
 cuatro palmeras para embellecerlo. Luego el Sr. E.W.Ogten, otro miembro, al visitar la Sede de Knoxville, 
Tennessee, presentó otras 34 hermosas palmeras. Las palmeras eran de entre seis y diez pies de altura y los
 agujeros se hicieron con dinamita. En total eran setenta y ocho palmeras las que había para el 9 de diciembre
 y que diferente hacían la apariencia de Mount Ecclesia!. Hoy día estas palmeras continúan agitando sus graciosas
 hojas dando la bienvenida a todo visitante que se sienta impelido a venir a Mount Ecclesia.
 
NIÑOS
 
Durante el semestre de la escuela de verano estábamos felices de tener entre nosotros a dos chicos,uno una 
pequeña niña de cabellos rizados, Ruthie Rockwell, cuyo padre y hermano mayor Donald venían delEstado de
 Massachusetts, el otro niño era un pequeño sin madre Herman Miller, cuyo padre era uno de nuestrosprobacionistas
 de San Francisco. Uno era moreno y el otro rubio; estos pequeños pillos daban mucha alegria algrupo de mayores.
 Max Heindel era uno de los más devotos admiradores de estos dos pequeños niños e insistía paraque asistieran 
a los servicios de la capilla dos veces por día. La parte más interesante de su asistencia en lacapilla residía 
en la disputa por quién se sentaría con Max Heindel.
 
Luego de concluir el edificio de administración y una vez trasladadas las oficinas de su lugar temporario, 
el trabajo se aceleró y quiénes lo hacían estaban mucho más contentos. Entre los muchos trabajadores que 
habíamos probado de los que se ofrecían en el mercado. Permanecía uno, pasada la mediana edad,que habia 
tenido mucha experiencia laboral pero debido a su problema de salud ya no le era facil asegurarse un empleo
 en la ciudad. El Sr. Alfred Adams era afable, tranquilo, agradable y siempre bien predispuesto en todo lo
 concerniente a sus ocupaciones de trabajos de escritorio; su salud mejoró y se interesó con estusiasmo por
 las Enseñanzas Rosacruces. Se lo empleó en 1.915 para los trabajos de oficina y permaneció entre nosotros 
como bibliotecario, taquígrafo, jefe de oficinas y luego gerente. Luego de la muerte de Max Heindel en 1.919 
este hombre era un pilar del trabajo y aligeraba gran parte del trabajo de mando a quién escribe. Alfred Adams
 falleció repentinamente debido  a un problema cardíaco el 17 de marzo de 1.931 a la edad de 72 años.
 
PRIMERA REVISTA
 
En 1.913 La Fraternidad comenzó con el proyecto de una revista se llamó "Ecos desde Mount Ecclesia". 
El primer número se envió en Julio de 1.913 y hasta Abril de 1.915 inclusive sin cargo. Esto se modificó 
en Mayo de 1.915 y se estableció una suscripción regular, desde entonces se convirtió en una verdadera
 revista Rosacruz de cuarenta páginas y su nombre cambiado a "Rayos de la Rosa Cruz" una revista de luz mística.
 En Mayo de 1.916 su formato se agrandó hasta llegar a la actual en Mayo de1.924. 
 
El primer ideal de Max Heindel era convertir esta revista en un diario Rosacruz, pero en 1.914 se inició la guerra.
 Muchos de nuestros miembros fueron enviados al frente, muchos incluso perdiendo sus vidas.Los precios de
 las máquinas subieron asi como los del papel, imprentas, etc., los sueldos eran muy altos y no podían
 contactarse miembros que estuvieran dispuestos a distraer su tiempo en el trabajo por lo que su ideal quedó inconcluso.
 
En 1.915 se hizo necesario que Max Heindel y su compañera dejaran su residencia la cual habia sido 
construída especialmente para ellos, pués el edificio se había tornado muy ruidoso y concurrido. 
El tiempo de Max Heindel debía ser utilizado para un trabajo más profundo por lo que traladaron 
su habitación y estudio a una pequeña cabaña de tres habitaciones, abajo sobre la ladera de una colina,
 lejos del ruido, lugar que se ocultaba a los extraños con fin de que estos no pudieran encontrarlos
 y por ende distraer al Sr.Heindel. Así Max Heindel pudo permanecer alejado de molestias innecesarias
 y libre para hacer su trabajo. 
 
 SU HIJO INTELECTUAL
 
Su dictáfono estaba siempre a mano para su uso. Ambos Heindels debían mantenerse ocupados agrandando
 y reescribiendo el pequeño libro con tapas rústicas, "El Mensaje de las estrellas", del que ya se 
habían hecho dos impresiones. Durante el día mientras la que escribe se mantenía ocupada arriba la
 colina, ya sea atendiendo a los extraños en sus tareas en la oficina o las comidas o el jardín; 
Max Heindel se sentaba en su cama hablando al dictáfono y quién escribe le llevaba sus comidas a 
su granja y a la noche le hacía escuchar a la Sra. Heindel cuánto habia grabado durante el día en 
pos de ampliar "El mensaje". Ella entonces lo asistia aportando sus conocimientos, los que eran 
agregados a tiempo al dictáfono, haciendo del libro un trabajo combinado, al que Max Heindel llamó 
el "hijo intelectual de ambos".
 
El manuscrito para esta tercer edición de "El Mensaje de las Estrellas" (1.917-1.918) fue hecho enteramente 
en esta pequeña habitación en la ladera de la colina y realizado durante cada atardecer luego de finalizado 
el trabajo diurno de la Sra. Heindel, ya sea en las oficinas, los campos o la cocina. A esta altura había 
ocho empleados, todos provenientes del mercado laboral, pués ningún miembro había venido. Esta gente no estaba
 familiarizada con las enseñanzas Rosacruces y por lo tanto había que estarles encima e instruírles cuidadosamente,
 naturalmente esto ocupaba el día entero a la Sra. Heindel, así sólo podía asistir a su esposo en la redacción del libro 
luego de las horas de trabajo.
 
El dictáfono era una magnífica ayuda en el que Max Heindel hacia sus dictados, los que luego enviaba a la oficina 
en los que eran transcriptos por los estenógrafos. Estos trabajadores se habían apercibido que Max Heindel estaba 
comprometido en sus investigaciones espirituales, por tanto el dictáfono resultaba un gran ahorro, haciendo 
innecesario el uso de secretarias en su habitación que tomaran el dictado directamente.  Para este entonces 
 Max Heindel planificaba ampliar también su "Astrología Cientifica Simplificada" como un trabajo que ambos 
debíamos compartir. Hasta entonces este habia sido un libro con cubiertas de papel que Max Heindel había escrito 
mientras estaba en Seatle y antes que la Sede Central se innaugurara. Ahora sin embargo, esto debia contar con 
la atención de ambos y la prevista ampliación con tapas de tela de "Astrología Cientifica", de 198 páginas fué 
el resultado de nuestro trabajo durante las tardes luego de las clases y el trabajo en la oficina.
 
UNA GRAN INUNDACION.
 
La Compañia ferroviaria de Santa Fé habia puesto vías en el valle de San Luis Rey, que estaba a unos doscientos
 pies por debajo de Mount Ecclesia. También iban trenes a Fallbrook y Bonsall. El valle entero estaba sembrado 
con remolachas  azucaradas en las vías laterales las que se cargaban en los vagones rumbo a las fábricas. Durante
 el tiempo de la inundación, a principios de 1.916, estas vías incluídas las de carga paralelas, fueron completamente
 barridas dejando tras de si un liso valle arenoso.
 
Esta inundación arrastró además casas de campo y la entera plantación de árboles y vegetación a lo largo de muchas 
millas valle arriba. Era realmente un paisaje trágico visto desde la ventana de nuestra pequeña cabaña colina arriba,
 caballos, vacas, graneros y pequeñas plantaciones siendo arrastrados por la loca corriente, la que los tragaba 
hasta cubrir el valle entero entre las colinas circundantes. Hasta donde los ojos eran capaces de ver, habia agua
 fluyendo hacia el océano. Se perdieron cinco vidas.
 
Mount Ecclesia se hallaba a altura  y por tanto a resguardo de todo peligro y por extraño que parezca,la vieja 
misión de San Luis  Rey - a pesar de estar bajo el valle - se mantuvo a salvo de la inundación que arrastró todo 
a su paso. La inundación habia barrido cada puente entre Los Angeles y San Diego y Oceanside era cual una isla; 
nada podía entrar ni enviarse mensaje alguno, pués se habían descompuesto tanto teléfonos como telégrafos y por 
tres semanas no hubo correo hacia la Sede Centrlal.
 
El Sr. y la Sra. Heindel continuaron ocupando el bungaló de tres habitaciones, mientras  se terminaba el nuevo 
edificio de la administración. Luego, para ahorrar fuerzas a Max Heindel y evitarle el tener que subir la colina
 cada vez, se habilitó una parte del nuevo edificio con dormitorios para que estos líderes tan recargados de trabajo
 pudieran habitar. Estos cuartos temporarios consistían en una gran habitación dividida en dos y en la queno había agua.
 Era necesario atravezar la sala de recepción para ir al lavatorio y cruzar los jardines para ir al salón comedor en 
donde encontraba los baños, pero ambos estaban felices y contentos, pués estaban más cerca del trabajo y se ahorraban
 mucho tiempo. Ahora Max Heindel sólo debía bajar unos cuántos escalones para ir a la imprenta, por lo 
que pudo retomar el servicio en la capilla nuevamente y asistir al comedor.
 
El traslado a este nuevo y espacioso edificio, fué un gran paso, pués ahora habíamos concentrado todo 
el trabajo aquí y la sala de impresión podia agrandarse. Nos procuramos una imprenta más grande, la que
 hizo posible incrementar más nuestra revista y hasta imprimir algunas de las tapas de nuestros libros.
 Disponíamos ahora de habitaciones en las que acumulabamos el stock de libros sin dañarlos, pués habíamos
 acumulado los suficientes como para satisfacer las órdenes que recibíamos; y lo mejor de todo, la sala de
 despachos se había ordenado de tal forma que el dependiente disponía del lugar para que todo y cada cosa
 estuviera en su lugar.
 
LA PLANTA ELECTRICA.
 
En  Noviembre  de 1.914, el Sr. F.H. Kennedy, el mismo que había provisto a Mount Ecclesia con la bomba
 hidráulica de bombeo de agua, nuevamente se ofreció a donar el dínamo y motor necesario para que 
dispusiéramos 
de nuestra propia planta eléctrica. Oceanside disponía de una pequeña planta cívica, pero las autoridades 
eran reacias a llevar los cables de conexión a aquellos comunes a los Rosacruces. Por tal motivo
 Mount Ecclesia aún continuaba utilizando viejas lámparas para iluminar oficinas  y habitaciones.
 
Max heindel era un experto electricista; una vez había sido ingeniero  consultor de una planta eléctrica
 en Nueva York. Nuestra nueva planta eléctrica se situó en lo que antes habia sido el viejo comedor,
 una construcción económica con paneles en el techo y paredes, utilizada desde entonces como depósito.
 El Sr. Heindel, naturalmente, otra vez se enfrentaba a un gran trabajo, pués debían tenderse los cables para 
llevar la electricidad.
 
El nuevo edificio de administración se había cableado y previsto para esta eventualidad, pero aparte 
del déposito estaba el viejo edificio que se habia utilizado como nuestra primera Sede Central. 
Ahora se habia convertido en habitaciones de huéspedes y las viejas oficinas usadas como lugar de
 reunión y biblioteca. Este viejo edificio requeria cableado y quién lo haría? Otra vez esta tarea tocó
 a Max Heindel, pués no estabamos en condiciones financiera de contratar a un electricista de San Diego 
y en Oceanside sólo habia un electrisista amateur.
 
Max Heindel con su pierna defectuosa se arrastraba sobre el techo y aún subia  escaleras. Quién escribe 
jamás va olvidar una penosa imagen que vió estando en la biblioteca durante una tarde de tiempo muy cálido.
 Ella encontró a Max Heindel  montado en una escalera, traspirando su rostro intensamente, conectando 
la electricidad a las habitaciones, aquella noche sufrió gran parte de la misma, sus dolencias cardíacas. 
 
Esta máquina instalada en forma casera requería un encendido y apagado manual, por lo que otra
 responsabilidad recaía sobre aquel hombre, la gran rueda que encendia la máquina era muy pesada 
para ser movida por quién escribe, por lo que también era tarea para Max Heindel encender la planta,
 la que permanecía funcionando hasta las diez de la noche. Luego era tarea para la Sra. Heindel bajar 
y apagar dicha máquina, retornando a través de la oscuridad de los jardines de la planta al edificio 
de administración, el que distaba unos cien pies.
 
LA BANDERA - EMBLEMA ROSACRUZ.
 
Los estudiantes alrededor del mundo estaban impacientes y urgían a Max Heindel a que comenzaran con 
la construcción del Templo de Curación (La Iglesia). Se recibieron algunas donaciones y el Sr. George Wiggs, 
uno de nuestros miembros de Chicago, organizó un fondo entre sus amigos. Naturalmente esto hizo necesario
 una respuesta de la Sede Central y en el día de acción de gracias, el 19 de noviembre de 1.914, celebramos 
un evento doble. La Fraternidad de Los Angeles, sus miembros, presentaron en Mount Ecclesia una hermosa
 bandera - emblema que fue izada en la ocasión. El segundo evento fue la preparación de la piedra
 fundacional para la Ecclesia e incluíremos las propias palabras usadas por Max Heindel en  "Ecos" (ahora agotado) 
 para describir el hecho:
 
"Era un hermoso día y a las once en punto nos reunimos todos en frente al salón comedor, listos a izar el emblema
 Rosacruz" y el Sr. Heindel luego dijo: "A pesar de ser pocos en cantidad, los ojos puestos sobre este lugar esta 
mañana son muchos y un evento sin precedentes en estos tiempos está por comenzar. Seiscientos años antes del 
comienzo de la era Cristiana comenzó una ola de avance espiritual en las costas Este del Asia; el confucionismo
entonces comenzó a esparcir su luz sobre los problemas de la gente que vivía allí en aquel tiempo. Esta fué para 
ellos la piedra basal para futuras adquisiciones, pués fué adaptada a su raza de entonces y luego bajo otras 
apariencias se extendió hacia el Oeste sobre el Hindustan y Persia hacia Galilea en donde tomó la presente 
apariencia de la religión Cristiana y como tal fué promulgada sobre el mundo occidental. 
 
"Pero siempre hubo una faz oculta en las religiones, leche para los bebés y carne para los fuertes; era en
 todas partes la regla en general, tanto entonces como en nuestros días y los símbolos místicos que daban 
enseñanzas más profundas corrían también con la onda en su camino al Oeste. Hace unos seiscientos años la 
avanzada occidental de los misterios había comenzado en Alemania y la Orden Rosacruz comenzó a enseñar a aquellos
 pocos que estaban listos. Hoy día aquella avanzada entonces establecida, ha casí cumplido su misión hasta donde 
le fué posible en ese lugar. Está ahora enviando un impulso aún más adelantado a las costas del Oceáno Pacífico; 
aquí sobre la frontera Oeste de nuestro continente occidental. La Fraternidad Rosacruz se estableció como un centro
 esóterico preparando el camino de la Orden Rosacruz y algún día no sabemos cuándo, probablemente cuando el Sol 
entre en Acuario, la Hermandad misma continuará y se ubicará en algún lugar en esta vecindad.
 
EL FIN DEL CICLO
 
"Entonces éste es el útimo cambio en los actuales continentes y sean cuales fueren los movimientos espirituales 
que fueran inaugurados, tendrán su principio en otros continentes y recorrerán hacia el Oeste y al Sur de esta 
actual locación , por lo que nos hallamos ahora en el fin de un viejo ciclo y al inicio de uno nuevo. Estamos prontos
 a izar el emblema de La Fraternidad Rosacruz que es el más elevado símbolo espiritual sobre la tierra: la hermosa 
rosa blanca, con sus rosas  rojas, su estrella de oro y con ese color celestial. Los colores primarios en su excepcional
 relación significando al Padre, Hijo y Espíritu Santo flotarán sobre este lugar de aquí en más hasta que el trabajo
 se haya cumplido y un vehículo más elevado sea adquirido. Dios concedió que un gran anfitrión daría batalla contra
 la naturaleza inferior, exaltando la vida elevada, para que trajera luz y curación al mundo que esta gimiendo de 
dolor y sufriendo".
 
ECCLESIA : LA PIEDRA FUNDAMENTAL
 
Luego se izó la bandera y Max Heindel continuó: "Pero mientras tenemos fé que a su debido tiempo la oscuridad,
 el pesar y el sufrimiento cesarán, el glorioso Millennium, el Reinado de Cristo, ya anunciado en la Biblia,
 se tornará una realidad; la fé  sin obras es muerta y nos incumbe a todos los sinceros hacedores de templos,
 el hacer nuestro trabajo con fin de poder materializar estos ideales, los que esperamos que se hagan realidad; 
por ello nos hemos reunido hoy con el objeto de ubicar la piedra fundacional, el primer bloque de cemento, 
 para el último templo a ser erigido sobre el continente habitado por el hombre; corrijo, digo el último 
templo material, pués es necesario según nuestra presente condición el disponer de una construcción de concreto 
antes de que podamos construir el templo verdadero de corazones humanos, de que hemos hablado tanto.
 
"Algún día, como se mencionó anteriormente, en un futuro, probablemente cuando el Sol haya entrado en Acuario,
 La Orden de la Rosa Cruz seguirá. También construirán un templo aquí, un templo de una potencia superior aún,
 imposible de lograr nosotros; y en él, el trabajo ahora llevado a cabo en el Templo de la Rosa Cruz
 ubicado en Alemania continuará, quizás dicho Templo se traslade: quién escribe no está del todo seguro, 
aunque dicha estructura es por completa etérica. Nosotros los que somos siquiera incapaces de ver la iglesia
 como pueden los que poseen visión espiritual, por supuesto, obligados primero a construir estructuras físicas
 como marco a un verdadero edificio espiritual, el que luego se transforma en una fuerza espiritual.
 Hasta ahora la estructura de concreto es el trabajo espiritual que se hace a mano.
 
Si hemos entendido las líneas de fuerza Cósmica, entonces hemos sido capaces de ver como son los Hermanos Mayores
 y no tendremos la necesidad de erigir una estructura de concreto, de esperar por largo tiempo a que los materiales
 se coloquen en sus respectivos lugares y podremos comenzar el trabajo sin más demora; seremos una fuerza de bien
 para el mundo, apresurando la liberación de Cristo: ahora, sin embargo, mientras no lo seamos, debemos hacer lo 
mejor que podamos, eso es, el hacer una estructura material, siguiendo y obedeciendo a líneas y principios cósmicos,
 para que cada uno de los que atraviezan sus portales se sientan inspirados y a la vez debemos auxiliar a todos
 a construir el Templo invisible viviente, el que es la verdadera iglesia.
 
"Esta mañana nos hemos reunido con objeto de constituir la piedra fundacional, la piedra con las inscripciones
y la literatura tal como al presente las tenemos en La Fraternidad Rosacruz; darán a las futuras generaciones el
 motivo de la construcción de esta estructura y el por qué perduró. Dios conceda que esta primera piedra sea
 rápidamente seguida de otras y de que pronto comencemos el trabajo estando listos a establecer la verdadera 
Sede Central sobre Mount Ecclesia.
 
"La Biblia nos cuenta de la visita de los hombre sabios al nacimiento de nuestro Salvador y la leyenda completa
 la historia contándonos que Gaspar, Melchor y Baltasar, los tres nombres de estos sabios, pertenecían a las tres
 razas de la tierra. Es muy peculiar, que digamos al fin, que en esta ocasión particular hay también presentes 
representantes de las razas lemúricas, atlánticas y arias. Para la gente de mente abierta la presencia de los 
representantes de las diferentes razas en el nacimiento de Cristo, debió ciertamente haber significado el hecho 
de qué la  religión que El vino a establecer debía ser universal. Como entonces, los presentes inesperados y hasta 
este momento, la inadvertida presencia de las tres grandes razas en Mount Ecclesia, parece ser un augurio que este
 gran movimiento será un gran vehículo universal de gozosas noticias, de un más profundo entendimiento y de un 
verdadero sentimiento de fraternidad para todos aquellos que vivan sobre la Tierra".
 
LA ERECCION DE LA NUEVA CABAÑA
 
Antes que nos mudáramos a nuestro nuevo y casi terminado edificio de administración, nuestro amigo más leal,
 Mr. F.H. Kennedy, nos llamó para avisar que vendría y al entrar en la oficina preguntó donde hallaría al Sr. Heindel,
 tras lo cual fue conducido a la sala de imprenta. La máquina estaba como de costumbre, descompuesta y al entrar 
el Sr. Kennedy a la vieja imprenta que en ese entonces se hallaba bajo la casa, encontró a Max Heindel acostado 
de espalda bajo la máquina, con su cara traspirada. Saludó a su amigo con una sonrisa pero con cara de gran cansancio.
 
El Sr. Kennedy, luego de hablar con él durante un rato regresó a la oficina del piso superior y quién 
escribe jamás vió tal cara de desgracia en ser humano alguno. Estaba realmente alborotado por el estado en el 
que encontró a Max Heindel, sólo el pensar que un hombre con su gran intelecto y habilidad se tuviera que ver 
forzado a acostarse bajo una sucia y aceitosa máquina con objeto de ajustarla, pués la única ayuda que tenía 
era un joven hombre que tenía tan sólo una leve noción de la mecánica de esta máquina, por lo que las reparaciones 
siempre terminaban sobre los hombros de Max Heindel. El Sr. Kennedy consultaba a quién escribe para que ésta le
 diera el nombre de algún miembro de La Fraternidad que pudiera ser traído a la Sede Central para ayudar con la impresión.
 Sabía de un sólo hombre que tenía algún conocimiento de como encuadernar libros, pero era un hombre pobre con familia y cinco hijos. El Sr. Kennedy tomó su dirección y sin demoras hizo planes para traer a este hombre con su familia para que ayudara. Primero debía construirle una cabaña y luego le garantizó sueldos por un año. El Sr. Philly Grill con su familia llegó a tiempo para ayudarnos con la mudanza al nuevo edificio de administración y la instalación de la máquina de imprenta, pero sus conocimientos sobre el verdadero trabajo de imprenta y cuidado de la máqiuna era muy escaso y las cosas no funcionaron tan bien como debieron y luego de ocho meses este hombre dejó la Sede Central y Max Heindel estaba nuevamente bajo las máquinas.
 
Entre 1.914 y 1.918, al tiempo que acontecía la guerra en Europa, la Sede Central enfrentaba serios problemas
 financieros. Muchos de nuestros estudiantes en Inglaterra y Europa se vieron forzados a suspender sus contribuciones,
 las ventas de libros cayeron, los precios aumentaron y en muchos aspectos las condiciones se tornaron realmente serias.
 A pesar de todo fuimos capaces de pagar las cuentas, a costa de prescindir de muchas mejoras y comodidades. 
 
Durante este tiempo vinieron a nosotros dos fieles trabajadores. El primero de los miembros que se ofreció a ayudar,
 fue una hermosa mujer escocesa, Elizabeth Graham, quién se ofreció venir a la Sede Central y hacer al Sr. Heindel
 algunas ropas, pués su vestuario había sido lamentablemente descuidado. Bien, Lizzie, como la llamábamos,
 vió la necesidad y se quedó con nosotros por años, hasta que su salud se deterioró debido a su edad.
 Entonces regresó a la casa de su hermana en Los Angeles. El otro fiel fué nuestro querido Alfred Adams, 
a quién antes mencionamos. Encajó maravillosamente en el trato, trabajo general y dirección y permaneció 
junto a nosotros hasta su muerte.
 
IMPRIMIENDO EFEMERIDES
 
Durante el año de 1.917 y por causa de la guerra, se tornó imposible  suministrar a los astrólogos las
 efemérides en inglés, por lo que la Sede Central recibió numerosas quejas. Una tarde Max Heindel y quién
 escribe pasaban su usual revista a los acontecimientos del día como era su costumbre estando sentados en su estudio.
 Mientras discutían sobre el trabajo en general, Max Heindel dijo: "Porque, querida, cuál es el
 problema entre vos y yo?", con nuestros conocimientos de matemáticas y astrología y nuestra imprenta,
 por qué no podemos ambos editar una efemérides?".
 
Tanto trabajo extra sobre los hombros de dos personas ya tan atareadas asustaba a quién escribe, pero 
jamás en momento alguno interfirió con las ambiciones y deseos de tan gran hombre. El resultado fué que 
conseguimos los almanaques náuticos americanos y franceses y pasamos nuestras tardes calculando estas efemérides.
 Max Heindel tomó las longitudes y su compañera lidió con las matemáticas de las declinaciones. 
En "Rayos de la Rosa Cruz" de febrero de 1.916 se anunció que La Fraternidad Rosacruz podía ya abastecer 
el mercado Americano. Se avisó también en ese número que el 10 de febrero estarían listas las 
Tablas de Casas para las latitudes 37 a 48. Max Heindel y quién escribe también calcularon y publicaron 
otras dos tablas de casas para las latitudes de 25 a 36 grados y de los 49 a 60 grados. Tres tomos 
incluyendo latitudes de los 25º a 60º inclusive. Este nuevo trabajo también estimuló las ventas de nuestra 
edición ampliada de nuestra  Astrología Científica Simplificada y los astrólogos y estudiantes de astrología 
comenzaban a interesarse por la literatura rosacruz.
 
Max Heindel decía que sentía que este paso sería el más importante y productivo de todos los trabajos 
comenzados en Mount Ecclesia, pués produjo que nuestra incursión en el campo astrológico a su debido 
tiempo tendrá un gran efecto espiritualizador sobre el público interesado en esta divina ciencia. 
Su predicción sin dudas se tornó real.
 
Desde enero de 1.912 La Fraternidad Rosacruz ha estado enviando sus lecciones astrológicas, escritas por
 Max Heindel, como curso por correspondencia el que actualmente se conoce como "Curso Elemental de Astrología". 
 
Luego escribó el Curso Superior de Astrología en doce lecciones, con fin de dar instrucciones en el método
 de leer un horóscopo desde el punto de vista espiritual. Por tanto las predicciones de Max Heindel en este
 sentido continúan cumpliéndose y estamos orgullosos al creer que se considera a La Fraternidad Rosacruz a 
los ojos del mundo, como promulgando la astrología como una ciencia divina.
 
Estando quién esto escribe en una convención astrológica, en 1.936, se alegró mucho al oir de uno de los más 
adelantados astrólogos americanos, decir a sus oyentes que el método astrológico de Max Heindel era el más 
simple y confiable de los sistemas. Estamos también orgullosos en decir que la correspondencia astrológica 
en lecciones y los libros de la Fraternidad lograron en muchos astrólogos materialistas que se interesaran
 en las enseñanzas místicas.
 
NAVIDAD Y PASCUA
 
Los servicios de Navidad y Pascua en Mount Ecclesia se volvieron los acontecimientos más elevados del año.
Los servicios especiales de medianoche  eran (y aún son) llevados a cabo en la Pro-ecclesia (capilla) en 
la víspera de Navidad o Nochebuena y los servicios de Pascua temprano al salir el Sol, pronto se hicieron
 populares. Es una costumbre la de muchos estudiantes el visitar la Sede Central con propósito de asistir 
a estas celebraciones espirituales. Con el correr de los años estas dos celebraciones atraen tantos miembros
 que saturan la casa y las habitaciones se reservan con gran anticipación. Antes que salga el Sol en día de Pascua,
 ya se oyen los autos trayendo gran cantidad de asistentes, llegando mucho antes del amanecer, quienes vienen a 
atender los servicios de las ciudades vecinas.
 
Durante los cuatro años que duró la guerra en Europa, la Escuela de Verano se interrumpió, así como también las
 demás actividades sociales que usualmente se organizaban.
 
El siguiente relato de nuestro primer servicio de Pascua al amanecer del 12 de abril de 1.914, se publicó en 
Ecos de Mayo de 1.914:
 
Servicios de Pascua en Mount Ecclesia
"La mañana de Pascua en Mount Ecclesia era propicia para que todos se despertaran antes del amanecer. 
Una vez en Pro-ecclesia se llevaba a cabo el servicio usual apropiado a la ocasión, contando la historia
bíblica de la Resurrección. Luego de los servicios en Pro-ecclesia nos dirigíamos al círculo frente al 
edificio de administración donde tres años antes se había colocado la cruz, antes de comenzada Mount Ecclesia.
 La cruz había sido repintada y era realmente bella en su blanca apariencia, rosas frescas de las tantas que
 crecían, reunidas ornamentaron el emblema y la estrella de cinco puntas resplandecía con margaritas Egipcia,
 formando y completando el transfondo del símbolo. La rosa que había sido plantada junto con la cruz en ese
 tiempo también había florecida y todo estaba listo para la ocasión y sin más demora procedimos a replantar
 la cruz, la que había sido removida para pintar y al completarse esta ceremonia, el Sr. Heindel hablo como sigue:
 
"De acuerdo a una antigüa leyenda Adam tomó tres cortes del árbol de la vida cuando fue forzado a dejar el
 paraiso y Seth, su hijo, plantó estos tres cortes y crecieron. Uno de ellos fue más tarde empleado para 
formar parte de la vara de Aaron, con la cual realizó milagro ante el faraón; el otro se utilizó en el
 Templo de Salomón, con intención de hacer de él un pilar, o bien que encajara en alguna parte imposible 
de encontrar y como no encajó se usó como puente sobre un arroyo que estaba fuera del Templo; el tercero 
de los cortes se usó en la cruz de Cristo y sobre ella sufrió por nuestra causa y fué luego finalmente liberado, 
ocupando la tierra transformándose en su espíritu planetario, en la que hoy sufre y trabaja hasta el día 
de la liberación.
 
"Hay un gran significado en esta antigüa leyenda. El primer corte representa el poder espiritual gobernado
 por las Divinas Jerarquias en los días que la humanidad atravezaba su infancia, siendo manejada para nuestro
 beneficio por otros. El segundo corte iba a ser usado en el Templo de Salomón; nadie podía apreciarlo excepto 
la reina de Saba, no podía ser encontrado un lugar para él, pués el Templo de Salomón es la consumación de las
 artes y oficios, y en la civilización material no puede apreciarse nada espiritual; los hijos de Caín trabajaban
 por su salvación en el campo material, por lo que no requieren de poderes espirituales. Entonces se utilizó como
 un puente sobre el arroyo, siempre hay almas, las más reales, verdaderos místicos masones que hacen uso 
de ese puente, que conduce de lo visible a lo invisible y son capaces de regresar al jardín del Eden, al Paraiso,
 atravezando dicho puente. El tercer corte del árbol de la vida era el que formaba la cruz de Cristo. Ascendiendo 
de la cruz, obtuvo la liberación de la existencia física, entrando a esferas superiores, y nosotros cuando al tomar
 nuestra cruz y al seguirle desarrollaremos nuestros poderes del alma y entraremos a esferas superiores de servicio
 en el mundo invisible; ojalá todos nos esforcemos día a día en dicho sacrificio, arrodillados y adheridos a la cruz
 de Cristo, para que ese día no tan distante trepemos a nuestra propia cruz y de ello obtengamos la gloriosa 
liberación,
 la Resurrección de vida que representaba al  Cristo, a la vez que los primeros frutos de cada alma creyente.
 
"Este es el verdadero, el real mensaje de Pascua y cada uno de nosotros debería darse cuenta que somos Cristos
 en formación y que cuando el Cristo real verdaderamente nace dentro nuestro, ese Cristo nos mostrará el camino
 a la cruz en el que obtendremos el avance del árbol del conocimiento  que trajo la muerte al árbol de la Vida 
en cuerpo vital que nos hará inmortales". 
 
Centramos nuestros esfuerzos en tratar de ayudar y guiar a los soldados de Camp Kearney, a tan sólo veinte millas
 de la Sede Central, quiénes entonces se entrenaban. Varios de nuestras mecanógrafas eran esposas de soldados 
en este campo. Dictamos las clases y a la vez reuniones sociales para distracción de estos muchachos, parte de
 los cuales se hicieron miembros de La Fraternidad.
 
A pesar del descontento e inestabilidad mundial durante este período La Fraternidad dió grandes pasos y el
 trabajo creció a un ritmo asombroso. Max Heindel y quién escribe se encontraban ocupados en las tardes terminando
 la ampliación de las setecientas paginas del libro "El Mensaje de Las Estrellas", a la vez se calculaban las
 efemérides anuales sumadas las retroactivas al año 1.860. El tiempo de ambos líderes estaba sin duda ocupado 
al punto de desbordar; y no pensaban siquiera en tomarse un día de descanso. Los domingos y días de semana eran
 lo mismo para ellos estaban comprometidos en el trabajo de Dios y Dios nunca se detiene; si El lo hiciera,
 entonces el mundo se tornaria un caos.
 
La imprenta trabajaba en las noches con objeto de adelantar las efemérides de los años previos y en el año 
de 1.918 la edición ampliada y con tapas de tela del Mensaje de las Estrellas se terminó de mecanografiar 
e imprimir en nuestras imprentas; se anunció su al fin terminada en "Rayos" de Noviembre de 1.918. La 
ampliación de Astrología Científica Simplificada (cuarta edición) se inició antes de que Max Heindel pasara 
al mas allá, pero el trabajo de imprenta y encuadernado no se completó. El libro se anunció en la revista de
 Noviembre de 1.919.
 
LA ENCUADERNADORA
 
En julio de 1.918, Max Heindel comenzó los planes para la instalación de una encuadernadora para los libros.
 Para conseguir la maquinaria planeó conducir en automóvil a San Francisco en donde podría visitar negocios 
de segunda mano y procurarse dichas máquinas a un precio mucho menor. Habíamos comprado en ese entonces un auto
 usado, 
un Paige para siete pasajeros, grande y cómodo, así que invitamos a dos damas muy queridas, amigas muy especiales
 de
 Max Heindel a venir con nosotros. Eran ellas la Dra. Ruth Woods y la Sra. Mary L. Lion quienes con los Heindel 
hacían un muy agradable grupo, encargándose de conducir Max Heindel. El nunca hubiera permitido a quien escribe 
a conducir, temiendo alguna vez se lastimara, por lo que condujo todo el camino a San Francisco a pesar de su
 problema cardíaco, pero disfrutó del viaje en cada milla recorrida.
 
Regresamos luego de haber estado una semana, habiendo comprado la maquinaria a un precio mucho más reducido. 
Luego Max Heindel instaló el equipo con la ayuda de Philips Grell, el que había estado en la Sede Central por 
ocho meses en 1.918 y quién sugirió a Max Heindel comprara la maquinaria. El Sr.Grell era un experimentado 
encuadernador, pero permaneció en la Sede Central el tiempo suficiente para instalar la máquina de encuadernar
 y luego partió. 
 
Esto nos puso en una especie de aprieto pero Max Heindel era un gran mecánico y estudió las máquinas hasta 
aprender su mecanismo. Luego desde fines de 1.918 trabajó en estas máquinas hasta que se volvió muy eficiente 
en su uso. Cuando comenzaba a entusiasmarse la imprenta se descompuso, lo que hizo necesario fuésemos a Los Angeles,
 en busca de ayuda. Qué tiempo tuvimos, parecía como si los hombres capacitados hubieran muerto o imposibilitado 
en la guerra, así que tuvimos que tomar lo que conseguimos.
 
LA TRANSICION DE MAX HEINDEL
 
Max Heindel y quién escribe, entonces dejaron Mount Ecclesia el miércoles 1 de enero de 1.919 y fueron a Los
 Angeles con fin de publicar un aviso para contratar un impresor. Encontramos a un hombre y su esposa, el hombre
 tenía experiencia en imprenta y mecanografía y su esposa cierto conocimiento sobre encuadernación de libros.
 Regresamos el viernes, cargados de vegetales y otras cosas necesarias en una institución de acelerado crecimiento 
ubicada distante de cualquier ciudad; partimos a las cinco A.M. para así contar con el tiempo necesario para
 detenernos en el mercado donde cargaríamos el gran vehículo con vegetales; llegamos por la tarde cansados y 
hambrientos. En ese entonces estábamos bendecidos por un hombre y su esposa quiénes en la cocina estaban 
dispuestos a realizar el lavado de vajilla y cocción de alimentos.
 
El sábado 4 de enero en la tarde, realizamos nuestra atrasada celebración de Año Nuevo. Algunos de nuestros
 amigos de ciudades vecinas se hallaban presentes para celebrar y la biblioteca estaba llena de rostros felices.
 Esa tarde Max Heindel era el más feliz de todos, cantó varias canciones en su voz musical profunda, una canción 
a la que le tenía mucha simpatía "Ben Bolt". Durante el domingo y lunes, lo más pensativo y silencioso, 
trabajando mucho y ordenando los papeles de su escritorio deseaba que su compañera permaneciera con él en su oficina.
 Varias veces durante el último día de su vida (6 de Enero de 1.919), solicitó a quién escribe que se sentara 
con él y le hablara y cuando ésta le dijo que interferiría con su trabajo él le contestó: "pero yo amo que
 permanezcas conmigo y que me acompañes". Unos minutos después de las cuatro P.M. él entró a su oficina con 
una carta dirigida a la oficina de correo en la que solicitaba un sistema de envío diario hacia Mount Ecclesia.
 El permanentemente solicitaba y pedía la opinión a su compañera en cualquier tema que tratara.
 
Mientras la Sra. Heindel leía esta carta se sentó junto a él con sus manos en el borde del escritorio.
 De repente él se resbaló y calló al piso a su lado, fue una caída un tanto extraña, parecía como si manos
 invisibles hubieran agarrado y amortiguado la caída y mientras estando él a su lado, sus últimas palabras
 fueron: "Estoy muy bien querida". Entonces perdió la consciencia y se lo trasladó a una habitación que 
lindaba con las oficinas. Los trabajadores llevaron a cabo una reunión de curación en honor a él en la 
Pro-Ecclesia (Capilla). Quién escribe permaneció con él y cerca de las veinte horas, él abrió sus ojos
 y le sonrió y partió de éste, su hogar terrestre a uno del mundo de Dios. La parte más extraña de esta
 partida fué que su vehículo físico se mantuvo en perfecta apariencia, aún sin hielo se mantuvo en su 
posición y obviamente sin líquido de embalsamar por tres días y medio y permaneció tan natural que 
algunos amigos pensaron o temieron que no estuviera muerto, pués su rostro aún retenía el color que 
él tenía en vida. Quién escribe había decidido que a menos que hubiera un cambio, una vez que su cuerpo
 hubiera llegado al crematorio en San Diego, lo mantendrían en la bóveda por varios días, pero esto no 
fue necesario pués mientras se llevaba a cabo la ceremonia en la capilla Max Heindel se le apareció a la 
escritora y le aseguró que estaba todo bien. Su cuerpo entonces fue cremado y las cenizas se depositaron 
alrededor del árbol de rosas al pie del emblema rosacruz.
 
La pregunta fue hecha por varios de sus amigos, "era posible que Max Heindel no supiera que su muerte estaba
 próxima?". Varias semanas previas a este tiempo comenzaba a calcular las efemérides de 1.900 y nos habíamos 
dividido el trabajo, él calculando las longuitudes y quién escribe las declinaciones, pero Max Heindel en este 
tiempo urgió a quién escribe que continuara ella sola con el trabajo completo de las efemérides. Una tarde ella
 le preguntó lo siguiente: "Querido, por qué quieres que haga este trabajo sola, acaso piensas que vas a dejarme?",
 y el contestó: "No querida, solo quiero ser capaz de contar a la gente que vos hiciste este trabajo sola, 
quiero que estén orgullosos de vos". Esta solicitud y las cuidadosas preparaciones, continuaron por varias 
semanas antes de que él fuera llamado y todos sus papeles fueron cuidadosamente completos y realizados.
 Dos meses antes de su muerte fue a ver a su abogado en relación a sus papeles y estando allí y sin haber
 mencionado su deseo de hacer esto, el tenía todos los derechos de autor así como las placas todas a su
 nombre y las transfirió a quién escribe.  Años mas tarde estas fueron el sustento económico de Mount Ecclesia 
y el trabajo de la Fraternidad Rosacruz.
 
 Cuando su testamento fue verificado se encontró que las tierras que se habian comprado por él habian sido
 adquiridas antes de la formación de La Fraternidad Rosacruz. En la escritura habia establecido que él sería
 una suerte de depositario de estas tierras para La Fraternidad, pero cuando la escritura se interpretó y el
 testamento aprobado, el juez dictaminó que dado que la corporación no se había formado en tiempos en que él
 había hecho la escritura, las tierras de La Fraternidad serían entonces de la Sra. Heindel.
 
El testamento fue aprobado en 1.919 y en 1.920 quién escribe escrituró estas tierras  cediéndolas a La 
Fraternidad Rosacruz y hoy día la Fraternidad está en posesión legal de los cincuenta acres que constituyen 
la Sede Central (Mount Ecclesia).
 
 Siempre ha habido un sin fin de especulaciones en relación a quién continuaría el trabajo una vez que
 Max y Augusta Heindel pasaran al mas allá. Grandes esfuerzos se hicieron durante la vida de Max Heindel 
para obtener el control de los libros, así como de La Fraternidad. Y cuando a Max Heindel se le preguntó 
sobre quién sería el lider de Mount Ecclesia una vez que ambos pasaran al mas allá, siempre respondía que 
no habria líderes, que la Junta de Síndicos tendría el control de todo el trabajo y el mismo estaría bajo 
su directa dirección.
 
 
  

 

 

PARTE I

PARTE II-1

PARTE III

HOME   BIBLIOTECA ROSACRUZ  TEMAS ROSACRUCES    CARTAS ROSACRUCES    FUNDAMENTOS ROSACRUCES  

 

FRATERNIDADE ROSACRUZ

 MAX HEINDEL DE MADRID

- c/Mayor, #6 - 3o. - Local No.6 - 28013 - Madrid - España -

tel. 661-584-737

e-mail: fmnacher@telefonica.net