Make your own free website on Tripod.com

   

 

 SANTUÁRIO ROSACRUZ

Max Heindel

 

 REVELACIONES DE LOS ROSACRUCES

por Roberto Ruggiero Grimaldi

IX

La finalidad de la vida de Jesús y la verdadera misión del Cristo

según las Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel

 

 

 

            El Espíritu no tiene principio ni tendrá fin y el limitado alcance de nuestras palabras terrenas no permite definirlo, como no podemos definir a Dios. Tampoco nuestro cerebro, tridimensional, propio para el medio físico, está lo suficientemente capacitado, por ahora, para descifrar la divinidad del Espíritu: Él existe y se manifiesta en grados infinitos como prueba de sus posibilidades y de su Evolución. Son las revelaciones Rosacruces las que, con inigualado valor, nos iluminan al respecto, dándonos una orientación segura que nos encamina a comprender la finalidad y la labor del Espíritu en el Mundo.

            La sublime sabiduría de Dios creó todas las condiciones necesarias para que, como Espíritus inmortales, transitáramos por el sendero evolutivo y nos eleváramos desde los primeros y tímidos desenvolvimientos primitivos a la bella conciencia de hoy, como paso preliminar a un futuro de verdadera grandeza espiritual y de valor inimaginable. Los primeros pasos en el sendero de la Evolución fueron lentos, las ayudas que Dios nos tiene dado en forma incesante consiguieron hacer que alcanzáramos lo que ya somos, pero como acusamos aún muchas y serias deficiencias, Dios, en Su incansable amparo, nos extendió una nueva y bondadosa ayuda, enviándonos a Su “Hijo” bien amado, el Cristo, para hacernos adelantar por el Amor. El Cristianismo es un paso definido, pero su profundo significado y alcance es totalmente desconocido para la mayoría. El Cristianismo popular, muy eficiente en su efecto para las masas, es apenas una figura provisoria, el primer grado del impulso Crístico, que se procesó en forma esotérica desde la crucificación en adelante y que no cesará hasta que redimiéndonos todos de nuestros pecados, nos emancipemos del error y entonces, solamente entonces, el Cristo dará término a su labor para con la humanidad, entregándonos al cuidado del “Padre”, que nos conducirá después a un ulterior desenvolvimiento.

            La forma en que el Señor Cristo dio comienzo a su auxilio para la humanidad se reviste de un sentido muy profundo y para tener un vislumbre de como fue ello, es necesario llegar a conocer íntimamente como se cumplen las disposiciones dictadas por Dios. Por mandato de Dios el “Espíritu Santo” tomó, a continuación de los Señores de Venus, la dirección espiritual de la humanidad, la que había sido advertida que debía seguir el buen sendero para recibir la recompensa, si no fuera así la desobediencia traería la consecuencia correspondiente, en forma de enfermedades, dolores y tristezas. Esa ley del “Espíritu Santo” pasó a regular la conducta de la humanidad y continúa haciéndolo. Mas la desobediencia fue aumentando, trayendo como resultado una acumulación de desajuste tal, que hubiera demorado indefinidamente el progreso humano. De hecho la humanidad desenvolviendo persistentemente la tendencia para el pecado, para el placer inferior y para el mal, fue entorpeciendo las condiciones espirituales de la Tierra, hasta tornarla impropia para su adelanto. Esta es la situación, en síntesis, creada por la humanidad contra sí misma, de ahí la necesidad de una nueva ayuda. Cristo se ofreció al “Padre” para dar esta ayuda y salvar a la humanidad de la condición penosa en que se encontraba: la de no conseguir adelantar. Más, la armonía del sistema solar se debe al mantenimiento riguroso de su perfecto equilibrio, con el cumplimiento de las disposiciones emanadas del Creador, las que no pueden ser transgredidas. Como la humanidad ya estaba debidamente dirigida desde afuera por la ley del Espíritu Santo, el Señor Cristo, en obediencia a la ley, se dispuso a dar su nuevo impulso, no desde afuera que hubiera traído una nota de duplicidad y de desequilibrio, transgrediéndose la ley, sino desde dentro, desde dentro de la propia Tierra, para desde ahí impulsar a la humanidad. Esta rigidez e inflexibilidad de las disposiciones de Dios, imparciales para todo el sistema, mal pueden ser comprendidas por las mente humanas en general, habituadas a lo relativo y no a lo totalmente cierto y justo o sea a lo exacto en toda su extensión, pero fue una exigencia que debía cumplirse y que obligó al Señor Cristo a tornarse primeramente un ser de la Tierra, para dar comienzo, entonces, a su difícil misión salvadora.

            El Señor Cristo para actuar dentro de la humanidad necesitaba un cuerpo físico. Como nunca lo había usado, pues durante la evolución los Arcángeles, en el Período Solar, descendieron solamente hasta el Mundo de Deseos, le faltaban los dos vehículos, vital y denso, para poder manifestarse en la Tierra. Alguien, del género humano, tenía que prepararle éstos dos vehículos. La dificultad se presentó en la elección del ser que sería capaz de preparar un cuerpo suficientemente puro como para ser habitado por el Cristo. La elección recayó en Jesús. Jesús por su trayectoria espiritual, santificada por devotísimo amor a Dios - lo que le valió ir a la vanguardia de nuestra onda humana, era capaz de preparar los dos vehículos, en las condiciones de pureza requeridas. Y además otros dos seres fueron cuidadosamente elegidos para servirle de padres: María y José, que seguían dos líneas de progreso espiritual, entre los más adelantados en la Tierra. María formaba parte de la línea devotísima cuya característica es la fe y nació, ya predestinada, como paloma del Templo, hija de Joaquín, el Sacerdote, y Ana, su madre; José, “hijo de la viuda”, o sea del otro linaje que se caracteriza por la acción, que se unen, ante la venida del Salvador, María, cuidada celosamente desde pequeña por sus padres, para la altísima misión a cumplir, era un espíritu que estaba más allá de la necesidad de ser madre, cuando le es anunciado, con anterioridad, por el Ángel Gabriel, que iba a serlo, responde: cómo es posible si no he conocido hombre “Conocer” es usado en el sentido de unión. Y José, en las mismas condiciones, cuando entre treinta y tres Iniciados es elegido, dice: estoy viejo. Pero era apenas una expresión usada en el sentido de alma antigua y adelantada, que también seguía la línea absoluta de castidad, más allá de la necesidad de procrear, siendo en ese momento joven y no viejo como se cree.

            En el Templo Iniciático a que pertenecía José, fueron reunidos los Caballeros y recibieron una vara cada uno. José fue el último en retirarla, ella había florecido, era la señal de ser el elegido. Así se procesó la unión de María y José. Después de la fecundación indispensable - porque las leyes que regulan la reproducción tenían que ser cumplidas y las afirmaciones en contrario son apenas mal basadas en la interpretación de las expresiones místicas usadas, para expresar el acto creador - ellos, María y José, probaron haber hecho la unión con la pureza requerida, quedando tan puros después como lo eran antes. Así que la expresión de “Virgen María” es totalmente correcta: privilegio apenas de quien llega a un grado en el , que mantiene su virginidad, a pesar del acto creador realizado, pero libre de la pasión que caracteriza a la mayoría de la humanidad. Este relato se refiere apenas a la parte terrena, pero fue la concretización de los hechos marcados en los Cielos, así es que los Reyes Magos o Sabios caminaron en busca del nuevo nacido, siguiendo la estrella que los guiaba en su camino ya determinado el acontecimiento.

            Algo extraño debe de parecer lo que antecede a los que no dedicaron la necesaria atención para conocer la existencia de los designios celestes, los cuales marcan los acontecimientos de la Tierra. Pero quien avanza en este conocimiento se maravilla constatando el extremo cuidado celestial con que se guían las ondas evolutivas. Es por ello que el Antiguo Testamento ya anunciaba la necesaria venida del Salvador.

 

 

La Vida de Jesús

 

 

            Como la concepción fue pura, sin pasión, realizada verdaderamente en el altar del sacrificio en bien de la humanidad, durante todo el período de la gestación se debe comprender que María no fue molestada en absoluto por José. De ahí nació Jesús en la mayor pureza. Esto sorprenderá a la mayoría, que comúnmente cree que el casamiento es un licencia para el abuso de la función creadora.

            Los niños nacen con los estigmas de la pasión que imprimieron los propios padres en sus tiernos cuerpecitos durante el período de la gestación y que después manifestarán fatalmente, como consecuencia lógica, cuando alcancen la edad de la pubertad. Lo igual genera a su igual. Estos nuevos conceptos tienen la finalidad de ir modificando las ideas al respecto e ir haciendo lugar a los verdaderos principios de pureza que deben regir la concepción, que es apenas un acto para dar oportunidad a Egos a renacer, como retribución de la vida que tuvimos cada uno de nosotros.

            Cuando la humanidad se ajuste a esta verdad, comenzarán a nacer generaciones concebidas puramente, libres de las tendencias del fuego marciano pasional, que es causa de todos los tremendos egoísmos y choque entre los seres humanos. Solamente así podrá ser inaugurada una nueva era de paz y de buena voluntad entre los hombres. Entonces renacerán grandes seres que esperan padres adecuados.

            No es de extrañar pues, que en el momento de nacer Jesús estuviera todo debidamente preparado para recibirlo, incluso en las condiciones de mayor higiene, siendo María tratada por Terapeutas Iniciados, de la Santa Comunidad de los Esenios, una rama de la Gran Fraternidad Blanca del antiguo Egipto en la Palestina. Así daban acogida al niño inmaculado que venía a cumplir tan altísima misión. Si se dio en su tiempo una imagen del nacimiento diferente para la masa - el pesebre -, fue por la misma razón por la que se enseña a la infancia con ilustraciones para impresionar la tierna mente infantil.

            Hoy transcurridos casi 2.000 años, ésta verdad de la concepción y nacimiento de Jesús en la más extrema pureza, será visto todavía con incredulidad por la mayoría, pero también es verdad que muchos grupos ya están comenzando a sentir los imperativos de la conciencia que con la Evolución va creciendo, despertándoles sentimientos más puros y místicos y dando la debida comprensión y convencimiento que debe ser así.

            Toda la vida de Jesús hasta los treinta años fue una existencia especial, particularmente diferente, preparándose siempre para la finalidad de entregar al Señor Cristo un cuerpo denso y un cuerpo vital lo más perfecto que era posible hacer en la Tierra. Los anales esotéricos guardan el desenvolvimiento oculto que aquel realizó en grandes templos de Hierofantes de inmensa luz, siguiendo la preparación más cuidadosa. Este misterio y esta reserva fue para preservarlo. Recuérdese, apenas como muestra de la realidad sanguinaria de la época, que el Rey  Herodes mandó a asesinar a todas las criaturas que habían nacido por esos años, ya con el propósito de eliminar a Jesús. Las sombras bien sabían quién era Jesús. No lo consiguieron. Si a los doce años sus padres lo presentaron en el Templo, fue para cumplir una exigencia o reglamente de ser registrado. Sirvió para probar la alta preparación que ya tenía, para esos cortos años, asombrando con los conocimientos que poseía cuando fue interrogado por el sacerdocio. Después no hay mas una palabra pública cierta de como vivió y se cultivó espiritualmente para el bautismo en las aguas del Jordán. Se debe desechar lo que al respecto se dice popularmente. El equívoco, en parte, es por la mala traducción de la palabra “Teckton”, del antiguo griego, que significa constructor espiritual, grado de José, que se interpretó equivocadamente como carpintero y por extensión se le dio a su hijo.

            Paralelamente a la vida de Jesús, tenemos que considerar la vida de Juan el Bautista, que fue el anunciador de la venida del Cristo. Nació seis meses antes que Jesús; de Zacarías, el sacerdote “ya entrado en años” y de Isabel; su esposa. Se preparó en el “desierto” que quiere decir que pasó por las asperezas del mundo, así como, por lo contrario, la “montaña” significa los planos superiores, donde comienza la Iniciación.

            Conocer quién es Juan el Bautista es pasar a saber de una de las grandes figuras conductoras de la humanidad. Fue Elías, tal como lo confirmó el Señor Cristo a sus discípulos y su gran jerarquía fue anunciada cuando al mismo tiempo el Señor Cristo afirmó que no había nacido “mayor de mujer”, haciendo justicia. Jesús, nuestro Hermano Mayor, por sus vidas de devoción y en el cumplimiento de su preparación y misión alcanzó ya el grado reservado recién para el Período de Júpiter, San Juan el Bautista, por los adelantos realizados anteriormente y como agente activo en el Plan de Dios, alcanzó el grado al que será posible ascender en el Período de Venus, el propio Cristo simboliza el adelanto previsto para el Período de Vulcano. Así medimos la estatura espiritual de éstos gigantes que son piedra angular en el Templo de la Evolución. A mayor altura mayor sacrificio: San Juan el Bautista no podía estar fuera de la regla. Murió degollado por la ignorancia del mundo y por la ambición de las sombras que esperaban acumular poderes, pero, como es bien reproducido por pintores esotéricos, en lugar de sangre que esperaban emanó de él una inmensa luz que los cegó y así el mal se vio limitado a sí mismo.

            La ceremonia del Bautismo en el Jordán es el clímax de la labor de Jesús y marca la entrada del Señor Cristo en el mundo terreno. Es el momento supremo en que Jesús, habiendo dado cumplimiento completo al programa celeste establecido de preparar los vehículos para el Cristo cósmico, los entrega en el Jordán, en el bautismo que San Juan oficiaba con agua, lo que representaba al Espíritu Santo. El excelso Espíritu de Cristo descendió como “una paloma” y tomó posesión de los vehículos denso y vital de Jesús.

            Este pasó a los planos invisibles, desde donde acompañó paso a paso la etapa de obras visibles del Señor Cristo, que desde ese momento poseyó una escala completa de vehículos desde la Tierra hasta el propio Trono de Dios. Esto fue y es un hecho, no una figura, por esto pudo el Señor Cristo ser desde ese momento un intermediario directo entre Dios y los hombres y es capaz, como nadie, de interceder por nosotros.

            Desde los treinta hasta los treinta y tres años es el Cristo Cósmico que habita el cuerpo denso y vital de Jesús y así se cumple que el Cristo es un hombre entre los hombres, la ley del Espíritu Santo no es transgredida, continúa siendo cumplida desde afuera. Entonces es posible para el Cristo Cósmico darnos un impulso espiritual desde dentro, partiendo la salvación desde la Tierra.

            Las obras que realiza entonces el Cristo no son nada más que un preámbulo de lo que verdaderamente va a realizar, al evidenciar sus poderes da prueba de su excelsa jerarquía. Aprovecha su tiempo en la Tierra para bendecir con el bien a todos los que a Él se aproximaron y prepara a los Apóstoles que darían continuidad a su nuevo Evangelio: Evangelio de amor y perdón, enseñando que ahora debemos amar a nuestros enemigos. Curando asegura que nosotros seremos capaces de hacer lo mismo y más aún, dejándonos la certeza de que alcanzaremos el progreso y los poderes que él mismo manifestó. Pero todo no pasó de una etapa intermedia de lo que venía realmente a realizar, a pesar de asombrar a su paso a todos con su Enseñanza, con sus curas y finalmente con su Sacrificio, todo no pasó de una etapa preliminar y su gran finalidad iba a ser cumplida posteriormente.

            Las altísimas vibraciones solares del Espíritu de Cristo hacían que tuviera que dejar su cuerpo repetidas y constantes veces al cuidado de los Esenios que eran maestros para cuidar el cuerpo físico. Nada se dejó al acaso y la finalidad trascendental a cumplirse era cuidada debidamente por los poderes supremos, que suministraron siempre, al paso del Cristo, lo necesario. Los Esenios, silenciosamente realizaban su parte, dando asistencia al Señor Cristo, cuando su cuerpo lo necesitaba. Ellos lo restauraban cuidadosamente para que resistiese lo necesario y no se desintegrara antes de tiempo.

            La Crucificación fue llevada a cabo, porque tenía su utilidad, sino no hubiera sido realizada. El mismo Judas Iscariotes fue uno más a engañarse, lo vendió suponiendo, posiblemente, que el Cristo haría otro milagro más y se libertaría de los Sacerdotes y de los Ancianos del Pueblo y él quedaría con las monedas, que se sorprendió con el resultado lo prueba que devolvió las monedas y se eliminó de inmediato, se ahorcó.

            Tenía que realizarse la Crucificación y el propio Señor Cristo se adelantó a anunciarlo a sus discípulos, para prepararlos como Él lo estaba. Que no había poder que lo impidiera lo prueba el hecho que los Apóstoles, leales y sinceros, cuando se aproximó la turba a prenderlo, no pudieron evitar de abandonarlo y huir. Los que conocen lo que pasó después invisiblemente, comprenden por qué fue abandonado. Y Pedro, tan leal y valiente, además de dejarlo como los demás, pasó por la amargura de negarlo tres veces, para que no quedara duda que el Señor Cristo tenía que quedar solo, porque él era el sólo Salvador a enfrentar el error del mundo.

            La Crucificación comprende dos aspectos: uno, de severa lección que quedó a través de los siglos, enseñando cómo fue tratado el Hijo de Dios, lección que ha obrado sobre la humanidad desde entonces, como una imagen de dolor y sufrimiento que continúa alertando y limitando relativamente el mal, con el recuerdo constante de la crueldad y egoísmo espantoso de los que lo crucificaron. Por esto no se culpe a una raza sino que debe corresponder la responsabilidad a todo el género humano, por los errores acumulados. La Crucificación tiene un segundo aspecto, éste oculto, por ser oculto o superior y pertenecer a los planos superiores, merece una atención aún mayor. Era necesario que el Cristo Cósmico se liberase de los vehículos terrenos, para dar comienzo a su verdadera misión y el desprendimiento violento era beneficioso para que no quedara nada adherido al Excelso Espíritu, que necesitaba de todo su poder para lo que iba a comenzar desde ese momento en adelante, la sangre que corrió fue un factor para que nada de impureza terrera prendiera al Espíritu. Y cuando con todo su esplendor de Espíritu Solar salió del cuerpo e irradió toda su luz - libre de las atenuantes tendencias del cuerpo físico - fue tal la luminosidad que se produjo que la retina de los ojos de los que estaban presentes no pudieron tolerar y quedaron cegados momentáneamente, después dijeron que se habían oscurecido los cielos y sacudido la tierra, cuando precisamente había acontecido todo lo contrario: la luz sin igual de Cristo había envuelto en un manto protector a toda la Tierra, para bien y salvación de los hombres.

            Y entonces, libre del cuerpo y habiendo cumplido con la necesidad de ser un hombre entre los hombres, no habiendo sido transgredida la ley del Espíritu Santo, la ley de Consecuencia, que nos hace responsable de nuestros actos, entonces, el Señor Cristo, fue penetrando la propia Tierra hasta el mismo centro, estrato por estrato, envolviéndola con su vibración y transformándose en Espíritu de la Tierra, desde donde comenzó a trasmutar las bajas notas producidas por el hombre. Fue limpiando la Tierra y elevando su vibración, que empobrecida por las guerras, los odios y el vicio, no era más propicia para el progreso. Fue trabajando para el hombre, mejorando el medio ambiente de su desenvolvimiento, para que teniendo un alrededor espiritual mejor, más acertado pudiera ser su proceder.

            Y es ésta la misión que viene cumpliendo el Señor Cristo para con la humanidad. El simbolismo de cargar la enorme cruz es un real hecho que representa la penosa carga del error humano. Al limitarse en el interior de la Tierra, soportando tan tremendo deber, lo hace, para que el hombre, más leve, tenga fuerzas para ser más virtuoso y siga la línea de progreso marcada por Dios.

            Como el día y la noche, el verano y el invierno, se procesa la Evolución por ciclos alternos de vida y muerte, para tornar a renacer y a morir, así también el Cristo Cósmico, en obediencia a la misma disposición, una vez que completó su labor restauradora, elevando la nota vibratoria de la Tierra, retiróse temperalmente a su real morada, en el Sol Espiritual. En el Sol se repuso del enorme esfuerzo realizado, pero, siguiendo los ciclos alternados, volvió y vuelve a la Tierra año tras año, comenzando cada nueva venida para la primavera en nuestro hemisferio. Navidad es la época que marca su mayor actividad en el centro de la Tierra y es cuando mejor nota espiritual envuelve al Mundo, facilitando todo impulso para el adelanto de la humanidad. La Pascua marca su salida y regreso al Sol, quedando y conviviendo seis meses anualmente con nosotros.

            Así cumple su verdadera misión salvadora el Señor Cristo para con el género humano. Mientras tanto, nosotros acumulamos una tremenda deuda de gratitud, que solamente podremos saldar, apresurando nuestro desenvolvimiento, para disminuir la carga de su cruz. Todavía, algún día, los más capaces deben tener el vigor espiritual de tomar su lugar, cargando la cruz, como está sublimemente simbolizado con Simón, cuando tomó y cargó la cruz, llevándola por la calle de la Amargura. Es lo que espera a todo aquel que quiere servir a sus semejantes. Porque la humanidad no comprende aún los que le sirven.

            El Señor Cristo no viene a salvar al hombre individualmente, porque sino iría contra la ley, que dicta que la reforma debe procesarse por esfuerzo de cada uno, pero al mejorar el medio espiritual del Mundo, propicia y facilita al hombre el reformarse.

            El Señor Cristo al orar en el Getbsemani o “jardín de los pesares”, antes de ser preso, llevó consigo a Pedro y a los hijos de Zebedeo, Tadeo y Juan el Evangelista y los exhortó, por tres veces, para que velaran con él y oraran para no caer en tentación y por tres veces durmieron, porque sus ojos estaban pesados. Una comprobación más de que el Señor Cristo tenía que pasar su ordalía solo, porque no había poder todavía en la Tierra para acompañarle.-

 

 

REVELACIONES DE LOS ROSACRUCES

 

 

 

 

 

SANTUÁRIO ROSACRUZ MAX HEINDEL

 Fundador: Roberto Ruggiero

 

Casilla de Correo 20071 - UPAEP

MONTEVIDEO - URUGUAY 

juanrezzano@yahoo.com.ar