Make your own free website on Tripod.com

      

Conferencias Rosacruces

 

Frater Roberto Ruggiero Grimaldi

 

Roberto Ruggiero Grimaldi (1910-1997)

 

El cerebro y la mente.

 

            Nuestra enseñanza reservada para hoy versará sobre el tema: “El cerebro y la mente”. Dos cosas diferentes.

            Para comenzar, tenemos informes que un doctor neuro-cirujano de Estados Unidos, el Dr. Robert White, catedrático, director de una Universidad local y director del Hospital Metropolitan, además de médico es filósofo y citamos o traemos su nombre como comienzo de nuestro tema, porque él comenta así sus actividades:

            Siendo un profundo estudioso de su ciencia, opera procurando aplicar el mayor conocimiento y la técnica más cuidadosa y profunda; pero opera con una permanente oración a Dios.

            Amigos, esto es tener los pies firmes en la tierra y la mente en los cielos, o la cabeza en los cielos! ¿Qué es lo que consigue? Dice él lo siguiente:

            Como su especialidad es tremendamente delicada y difícil, enfrenta casos terribles en que la mayoría son desesperantes. Sin embargo, al mismo tiempo que aplica su técnica, observa y se sorprende de resultados que son, a veces, insospechados, que son lógicamente no admisibles; dice que se procesan mejorías increíbles, pero que él cree que se cumplen porque él realiza su trabajo técnico especializado doblemente: con la técnica y la devoción en Dios. Y vean lo acertado que está cuando agrega: “en el manipuleo de la masa encefálica, ante esa materia aparentemente inerte de donde depende la capacidad y la razón humana, siento a través de esta masa una fuerza diferente, no física, por cierto; siento que si la inteligencia se trasmite a través de este medio, es porque es independiente de ella”. Es decir, presenta el principio que sustentamos: la independencia absoluta del ser del medio que ocupa, del medio corpóreo físico.

            Lo que anima la materia física, lo que realmente actúa, es el ser inmortal que usa un vehículo para su expresión, pero que es totalmente independiente de él. Esta es la base de la Enseñanza Rosacruz. Y como trajimos o nos relacionamos con este hecho, vamos a desenvolver este tema, comenzando por asegurar: el ser humano se mueve aparentemente en el mundo físico pero está actuando, al mismo tiempo, en tres mundos diferentes. Si no fuera así, no se podría justificar la vida humana tal cual es.

            Al mismo tiempo aseguramos que estamos haciendo todos, sin excepción, dos vidas simultáneamente: tan simple y tan común es y lo afirmamos para ir modificando la mentalidad de los seres. Si durante el día el medio es el mundo físico, en la noche, el sueño es en el mundo espiritual, sin ninguna duda. Apenas, trabajan para desenvolver cualidades que en las horas de la noche les permiten alcanzar la misma conciencia que se consigue durante el día: ésta es posible por la perfección de los vehículos que ordenadamente trabajan para dar plena conciencia durante las horas de vigilia, que se pierde, en parte, en las horas de la noche. De ahí que no haya la misma dirección o posibilidad, por ahora. Pero la Enseñanza Rosacruz quiere educar de forma que se conquisten las facultades que aún faltan, o sea, alcanzar plena conciencia en las horas de la noche, mientras el cuerpo se recupera en el lecho. Es la segunda vida a que hacemos referencia.

            Dijimos que estamos viviendo simultáneamente en tres mundos, ahora, en este momento, porque así se justifica la vida humana. Verifiquemos primero que el mundo físico tiene dos regiones: 1° la material, compuesta de sólidos, líquidos y gases, que forma la parte visible, pero tiene una segunda región, etérica; la ciencia ya evidencia su existencia, aunque con su instrumentalidad física no puede medir aún, como lo hace con el aire, que lo comprime y lo hace líquido. El éter todavía está por encima de ese manipuleo. Pero existe en forma selectiva y dirigida para posibilitar todo lo que es el movimiento biológico de cada cuerpo, en sus aspectos de asimilación y eliminación. Esto es posible porque hay un éter trabajando con esa finalidad. Además, ¿por qué la especie se reproduce? ¿Por milagro? Absolutamente no. Es un segundo éter con esa particularidad, que permite a la madre poder crear un nuevo ser, con la cooperación masculina. Es con un efecto selectivo y dirigido, siguiendo leyes celestiales de progreso para todos y que dan fertilidad cuando corresponde. Y cuando no, por motivo de superación espiritual, se evita con el fin constructivo. Todo lo que es superior, siempre tiene una finalidad constructiva. De esta forma se cultivan valores en la tierra y cada uno va recibiendo lo que le corresponde y más le conviene para su progreso: tan real y tan superior su finalidad.

            Todavía siguiendo la secuencia de éteres, que son, por cierto, cuatro, el tercero es el que permite una circulación y un calor sanguíneo; si no fuera así, no hubiéramos llegado nunca a nuestra posición especial, de reino más adelantado de la tierra.

            Todavía, como todos los éteres tiene sus polos positivos y negativos, el negativo alimenta y posibilita los sentidos. ¿Qué sería de nuestra situación en la Tierra sin la valiosísima ayuda de los sentidos? Esto también es posibilitado y cuidadosamente.

            Todavía, un último éter permite trasmitir las órdenes de la mente - o cuerpo menta - al cerebro físico, para que éste mueva los resortes correspondientes nerviosos y se ejecute la acción.

            Por eso citamos, comenzando nuestras palabras de hoy, a ese famoso médico que encontraba en el cerebro fuerzas espirituales que lo dirigían. Exactamente eso. Un éter superior posibilita el pensamiento y todavía, en su aspecto o polo negativo permite la memoria; que guardemos el recuerdo de los hechos del día. En la noche, como todavía no estamos suficientemente organizados, o adelantados, los recuerdos son muy débiles, casi no se tienen. Vean como estamos actuando en el mundo físico visible pero recibiendo la parte invisible de nuestro mundo físico, que permite toda la compleja actividad de nuestro organismo, en el sentido de nutrirlo y dirigir la asimilación como también la eliminación; todavía la perpetuación de la especie, el uso de los sentidos, el calor y circulación de la sangre y la posibilidad del pensamiento, de la razón y de la memoria.

            Para que el sentimiento se cultive en el género humano, un segundo mundo está activísimo para educarnos en ese sentido, de ir propiciando en la humanidad un sentimiento cada vez más adelantado y superior. Trabaja en forma educativa. Tiene la misión de incentivar e impulsar a realizar actos, que sin estos actos no habría experiencia. Si viviéramos exclusivamente en un mundo superior, en donde podemos imaginar y desenvolver nuestros pensamientos, nunca, si no llegáramos a practicar la acción, podríamos tener certeza de que nuestros pensamientos o las imaginaciones que realizáramos podrían estar perfectas. Vean lo útil, lo extraordinario, y lo indispensable de nuestro mundo físico. ¿Por qué? Porque nos permite corroborar la exactitud de lo que pensamos, y la oportunidad de percibir nuestro error y corregirlo. El mundo invisible a que nos estamos refiriendo, mundo de deseos y tema muy estudiado en la enseñanza rosacruz, tiene la finalidad de impulsar a la acción. El mundo de deseos impulsa a la acción, para cada uno crecer en consecuencia, para adquirir crecimiento anímico por medio de la experiencia alcanzada.

            Y como hablamos de que son tres mundos en uno, tenemos que citar el mundo del pensamiento, que completa los tres; el pensamiento tiene la función de servir de control a la acción. El pensamiento controla, para que la acción sea la adecuada. La razón y el pensamiento nos colocan, como reino principal, en la posición de discernir, de elegir, de hacer aquello que nuestra menta halla conveniente y controlar nuestra acción. Este plan se está cumpliendo para los seres humanos y vean, en esta síntesis, lo completo que es.

            Vamos a hablar del mundo de deseos y del mundo del pensamiento como se hiciéramos un viaje por África o por Oceanía. ¿No tenemos informaciones por medio de la prensa y los libros al respecto, de las condiciones de tales o cuales lugares de nuestro planeta? En la misma forma como podemos viajar en la Tierra, podemos hacer un viaje por los Mundos Invisible, conociendo cómo ellos se dividen y cómo actúan para cumplir ciertas finalidades que son las de posibilitar nuestro progreso.

            Y nos muestra la Filosofía Rosacruz, cómo la vida que está en la Tierra es dirigida cuidadosamente desde los cielos, con un propósito siempre de progreso.

            Quedaremos supeditados, en este tema, a estos tres mundos. Todavía, y apenas a título explicativo, diremos que la situación es mucho más amplia. Hay mundos que en el futuro remoto esperan a la humanidad; que también se conocen sus finalidades. Pero para que la humanidad alcance esos mundos futuros, tiene que primero completar su capacidad actual. Por eso la Tierra cumple tan grande propósito. Si citamos estos mundos superiores es para advertirlos que la evolución es infinita. Que tener orgullo de lo que somos es un error. Que tengamos aspiraciones de progreso; que demos lugar, en nuestro interior, a un divino descontento que nos invite siempre a alcanzar más; eso es Epigénesis. Epigénesis es la cualidad original, individual, de poder hacer y realizar más y mejor, lo que hace a un individuo diferente a otro. Es un impulso cósmico, no apenas terreno; es universal. Todo el universo camina hacia una meta de perfección y cuando en la enseñanza rosacruz asegura poder brindar todos los misterios del Universo, lo hacemos con entera responsabilidad. Estamos en conocimiento de leyes generales, leyes que básicamente rigen lo grande como lo pequeño. Y por la ley de analogía podemos saber todo lo que exista más allá del ámbito del desenvolvimiento humano; por esta sabia ley de analogía que da en lo grande la misma posibilidad que en lo pequeño. Por eso se dice, con mucha propiedad que mientras que el macrocosmos abarca lo universa, el micro abarca el individuo, que en una repetición exacta del Universo. ¿Por qué lo decimos? Porque en el individuo están contenidos todos los valores que palpitan y viven inteligentemente en la parte externa del sistema. Porque estos mundos que hablamos, de posibilidades futuras, tienen su réplica en cada uno. Sin esa condición no sería posible la realización consciente en la Tierra. Lo que nos da a cada uno una responsabilidad permanente de lo que pensamos, sentimos y deseamos.

            Si somos criaturas universales, si todo se mueve para brindarnos los medios que necesitamos, nos queda sólo un camino concreto y definido: realizar como corresponde.

            Como dijimos que la parte invisible de la atmósfera de la Tierra se compone de éteres selectivos que cumplen las funciones biológicas, conozcamos un poco lo que es el Mundo de Deseos, que hemos citado en nuestro tema anterior; pero lo hemos citado muy ligeramente. Si lo hacemos ahora, es para despertar la inquietud un poco mayor.

            El Mundo de Deseos es un mundo intensamente activo, de sustancia muy sutil, que rodea la Tierra. Está en constante movimiento y forma, que tiene la finalidad, como dijimos, de impulsar, dirigida por leyes que precisamos conocer. Si, Conocemos las leyes del mundo físico; conozcamos las leyes del mundo físico; conozcamos las leyes del Mundo de Deseos, a ver en qué medida nos alcanzan. Y vamos a enterarnos que hay dos sentimientos principales de interés e indiferencia, que como agentes impresionan y mueven esta sustancia, que está constantemente acompañando a la humanidad. La indiferencia es un sentimiento que nos aleja de cualquier objeto. Sea él cierto o no; la indiferencia nos hace aislar de un hecho, al cual no nos interesamos. Pero la fuerza o el sentimiento paralelo de interés, nos aproxima. En esto tenemos un tema que nos sirve de gran advertencia.

            ¿A qué nos ligamos por el interés? A hechos útiles, o a hechos, que, desgraciadamente, nos van a hacer desviar de una conducta, de un comportamiento, de un adelanto. ¿Ven que interesa el tema? Porque nosotros desenvolvemos nuestros sentimientos con naturalidad, estamos tan acostumbrados a sentir que lo hacemos a todo instante. ¿Pero estamos educando ese sentimiento? Se dirá:  somos normalmente personas cultas, sabemos distinguir lo que sirve de lo que no sirve. Pero nos atrevemos a preguntar: ¿será que el interés no nos puede llevar a extravagancias, a desviar nuestro desenvolvimiento? ¿Acaso nos ubicamos como criaturas inmortales, que en principio somos de una constitución pristina, divina, inmaculada? ¿Recordemos eso? No lo interpreten como un sermón; es una advertencia, aquí no sermoneamos a nadie, aquí acompañamos con toda virilidad y con toda decisión; queremos hablar verdades, y preguntamos. ¿O nos mezclamos con los asuntos comunes, mundanos, y somos apenas seres de un mundo físico, que todavía no conocen su destino? Es el hecho común.

            El mundo de deseos, como los tres mundos circundantes que componen nuestra constitución actual, tiene dos partes: una inferior y otra superior. Mientras que la superior es Vida, Luz y Poder Anímicos, impulsando el crecimiento espiritual, las regiones inferiores son pasionales, egoístas y equívocas.

            Tenemos en nosotros la decisión de elegir; nos envolvemos en una sustancia o nos envolvemos en otra.

            Amigos: la Instrucción Rosacruz viene a dar informes y viene a explicar todos los problemas humanos. Si nos envolvemos con facilidad en las sustancias inferiores, recordemos que ellas nos van a impulsar a su igual. Recordemos que si descuidamos nuestros sentimientos y vamos atrayendo una sustancia eminentemente inferior, no va a hacer actuar en el mismo sentido. No crean que la voluntad de Vds. será más fuerte. Es más fuerte la sustancia que acumulan, que les va a pedir rendimiento de cuentas. Y entonces, buscando los extremos, cuando enfrentamos o conocemos un hecho excepcionalmente grave, un crimen, lo explicamos de esta forma: se fue dando lugar a un sentimiento bajo. Una persona posiblemente culta pero descuidada, negligente en ese sentido, fue acumulando odio, rencor, violencia; fue acumulando un mal que en el fin no controla y viene la desgracia, en la que el mismo que la realiza se arrepiente inmediatamente, cuando ya es tarde. Esa es la mecánica. De la misma forma actúan o actuaron seres excepcionales, santos que pasaron por el mundo, que la historia los recuerda por sus hechos sublimes, su nobleza, su nobleza, su desprendimiento, su sacrificio, su amor. ¿Por qué? ¿Eran seres diferentes? No. Eran apenas seres que quisieron sentir su verdadera naturaleza; quisieron imitar a un Creador que obra y acciona, que programa por amor. Y entonces actúan en el mundo con el mismo desprendimiento; son expresión de sacrificio, de bondad, de misericordia. ¿Y que acontece? Que la misma sustancia, que como actúa en lo inferior para impeler, para impulsar, la misma sustancia superior también tiene la misma condición: lo va impulsando y va sublimizando su acción. El ser es cada vez más noble, cada vez más desprendido. Actúa naturalmente porque está constituido de tal naturaleza que su acción se hace cada vez más perfecta, más natural, más continuada. Entonces asistimos a algo tan especial: un santo que se sublimiza tanto en su noble acción que termina iluminándose. La condición espiritual trasciende al exterior, es tan formidable que se hace visible a los ojos físicos.

            Amigos, es una condición que todos pueden alcanzar. Es apenas un ejercitamiento con un cierto cuidado; el cierto cuidado que requieren las acciones inegoístas, las acciones que se realizan por amor. Y aquí tenemos la educación especial que todos, sin excepción, recibimos de este mundo totalmente activo, que si bien es mucho mayor que nuestra Tierra, la compenetra hasta su parte más interior. Porque es condición de los mundos superiores que, a pesar de su extensión mayor, como son más diáfanos y sutiles, siempre penetran lo más densos. Así que cuando hablamos del Mundo de Deseos no digamos “allá”; Digamos “aquí”, permanentemente actuantes y permanentemente trasmitiéndose sustancias que nos alimentan igual que el alimento físico. Apenas un proceso diferente: es el sentimiento que acumula su sustancia a nuestro alrededor y que será, esa sustancia, nuestro director. Y aquí tenemos algo sorprendente. ¿Directores? Somos nosotros mismos, mientras sepamos elegir el material. Porque el material es selectivo. Y si somos negligentes, somos descuidados, somos extremadamente confiados, y no hacemos la selección debida, ese material termina dirigiéndonos, como hemos tenido cuidado de explicar.

            Estamos, con este relato, haciendo un viaje; estamos conociendo algo, son reglas y leyes que actúan en nosotros. Si por medio de la meditación vamos analizándonos mejor y vamos comprendiendo nuestras necesidades, la propia educación nos marcará una dirección cada vez más correcta. ¿Para qué? Para que corrigiendo nuestro desenvolvimiento de forma sabia, podamos ser un poco más útiles a un medio que todo nos brinda y que nuestra conciencia nos dice que tenemos que hacer nuestra parte de retribución.

            Comprenden por qué el mundo está desajustado? Porque esta verdad todavía no es vivida en la extensión que debiera. No comprendemos que todo se nos brinda; desde que la aurora nos despierta, encontramos un cuerpo descansado y los medios para poder respirar y actuar y hacer nuevos proyectos. Es decir: que todo el medio trabaja para posibilitar lo que queramos alcanzar; no podemos dejar de recordar, por lo tanto, que debemos una retribución justa, precisa, debida. Ahí están nuestras deudas con el destino. Podemos algún día partir. Nuestra existencia terminó. Decimos: terminó y nos vamos. ¿Qué clase de deudas dejamos? Todo lo que hemos recibido. Y si no procuramos equilibrar el Debe y el Haber nos iremos faltosos, y una ley de consecuencia algún día pedirá ajustar cuentas. ¿Comprenden por qué al volver a una existencia enfrentamos ciertos problemas? Porque había quedado algo pendiente. Los tiempos pasan y la educación espiritual nos brinda ahora alertas nuevos. Esta educación nos invita a tener un cuidado diferente. Si en el pasado dejamos de actuar con sabiduría, pasemos a usar ahora de esa sabiduría con más cuidado, o corremos riesgos futuros.

            Amigos, nunca hablamos del mal, hablamos del bien; nunca amenazamos con castigos ni con penitencias, ni nada que se le parezca. Invitamos, si, a una superación, a una superación inteligente, sabia  y noble. Es la única forma de que la humanidad cumpla su finalidad. Creemos firmemente que todavía no la estamos cumpliendo, porque no hacemos toda la parte que nos corresponde.

            Recordemos esta breve explicación, como un mundo físico más completo, en sus partes actuantes. Recordemos la acción del Mundo de Deseos con su específica finalidad, de hacernos sentir mejor cada vez.

            Y pasemos  a conocer ahora un poco lo que es el Mundo Menta. El Mundo Mental o Mundo del Pensamiento es lo más extraordinario que puedan suponer! Es una región arquetípica, creadora; usinas desde donde se posibilita que todo el mundo pueda existir; formas, vitalidad, sentimientos y pensamientos, tienen aquí sus arquetipos.

            Y no piensen que queremos impresionar. Se asombrarán cuando puedan alcanzar conscientemente y que todos puedan alcanzar a encontrar a este mundo y empezar a ver. Primero, como regla común, tiene dos grandes regiones: una parte concreta y una parte abstracta. La parte abstracta es sublime, es el germen de todo lo que es deseo, todo lo que es vitalidad, todo lo que es forma; es la verdadera patria del espíritu. Y una información que no sabemos si alcanzará a serles útil o a ser comprendida: el espíritu, como chispa divina, inmortal, solamente puede sentir adherencia a su alrededor, en su aura, del mundo mental abstracto; no admite otra adherencia, otra sustancia. Ahí es que, en esa sustancia, manipulamos nuestras ideas, imaginamos y le damos forma envolviéndola en sustancia mental concreta, que impulsada por el sentimiento se transforma en acción en el mundo físico.

            No digan que esto es muy complicado. No lo es, por cuanto lo hacen a todo instante. Pero continuemos este proceso. Este proceso lo sigue todo ser al pensar y al actuar. Y la enseñanza apenas quiere alertar para que esa acción sea más cierta.

            Y como todavía tenemos algo de tiempo diremos algo de lo que es el Mundo Mental Concreto. ¿Cómo creen que aparecen las formas en la Tierra? Una mamá futura abriga en su seno una criatura que se va desenvolviendo. ¿Por qué? ¿Es la mamá que lo hace? ¿Esa figurita va a ser alta, baja, pesada, liviana, por qué va a tener esta o aquella característica? Porque un Mundo del Pensamiento actuante, en su región continental, arquetípica, está produciendo un modelo arquetípico exclusivamente para esta forma en la Tierra.

            Amigos, si dijéramos nada más que esto, sería bastante para compenetrarnos de nuestras responsabilidades. Es estrictamente cierto. Se habla mucho últimamente de cibernética, como de programación. Los seres humanos todos venimos cuidadosamente programados con una finalidad, una forma, una disposición, un temperamento, un carácter, una tendencia, una individualidad, posibilitada con todo cuidado desde estos mundos invisibles, que actúan para que cada uno realice la superación espiritual que le corresponde, de acuerdo a su altura espiritual, pero permitiendo su libre albedrío. Así que la programación no es mecánica, no es autoritaria, no es tiránica; es exclusivamente de acuerdo al merecimiento individual. Para eso hay una región en el Mundo Mental Concreto llamada “Continental” que forma los arquetipos creadores de todo lo que se va a producir en la Tierra, en lo pequeño como en lo grande. Hasta las mismas transformaciones de la corteza terrestre son previamente hechas en los cielos. Nada se realiza que no sea cuidadosamente programado y en forma arquetípica realizada en el Mundo Mental. Cuando hablamos de vitalidad, unos nacen con tal o cual vitalidad, con tal o cual tendencia, plenos de salud, y otros no tanto y otros aún menos: son arquetipos que están dando a cada uno la vitalidad que estrictamente le corresponde por ley de consecuencia y siempre como lección. Si hemos sido cuidadosos, si hemos cuidado nuestro organismo, si hemos nutrido, hemos descansado, hemos cumplido con los deberes elementales en vidas anteriores, naturalmente se nos brindará en la presente existencia un cuerpo de acuerdo. Pero si hemos sido displicentes, descuidados, desgastamos desordenadamente lo que no nos pertenece, cometemos un gravísimo error; porque el cuerpo, no por usarlo son los dueños. Lo están usando, pero se lo han fabricado especialmente y si mal lo usan algún día vendrá la consecuencia. Entonces hay seres que tienes cuerpos débiles, enclenques, y dicen: Pero que injusticia, si todos tienen cuerpos sanos! Se cumple inexorablemente una condición de consecuencia que da a cada uno aquello que exclusivamente cultivó, como enseñanza. Esta región vitalizadora, arquetípica, tiene la función de preparar arquetipos que tengan la vitalidad que corresponde.

            Y todavía una tercera región se encarga de preparar los arquetipos que corresponden a los deseos. Si nuestros deseos han sido comunes, el arquetipo nos va a preparar un cuerpo de deseos común, de tendencias generales. Si hemos sido más cuidadosos, si hemos sentido la llamada de algo más elevado y hemos cultivado un sentimiento mejor, este arquetipo nos va a permitir sentimientos más nobles, constituido con sustancias más elevadas.

            Y Vds. ahora unan lo anterior con lo que primero afirmamos. Dijimos que de acuerdo a lo que sintamos en la Tierra, como sean nuestros sentimientos, será la sustancia que nos envuelva. Si. Porque las condiciones que vivamos no son estrictamente permanentes. Tenemos la oportunidad siempre de mejorarlas. Como también haciendo mal uso del libre albedrío, en cierta medida, podemos desmejorar esas condiciones. Así que mientras el arquetipo nos está produciendo un cuerpo de deseos de determinada constitución, nuestras prerrogativas divinas - y esto si lo decimos con todo énfasis - nos permiten que lo mejoremos de acuerdo a nuestro empeño y alcancemos una composición mejor. Esta es la posibilidad divina en cada uno.

            Todavía hay una cuarta región esencialmente arquetípica y entérense, amigos, la cuarta región además de directora de las tres primeras, tiene la finalidad de estricto archivo y memoria de todo lo que a través de los tiempos de realizó en la Tierra. Un Iniciado debidamente ejercitado, que sea capaz de viajar conscientemente y tenga la suficiente capacidad de lectura, puede leer toda la Historia Universal, puede leer todo el desenvolvimiento humano, con sus aciertos y sus desaciertos. Y entonces verifiquen. Nuestras empresas en la Tierra, son, en el fin una imitación de los Cielos. Si. Cualquier empresa en la Tierra tiene sus archivos, su control de lo realizado, para revisión, para estadística, para control. Por lo tanto, no puede faltar en los Cielos, en una forma mucho mayor y mucho más extensa.

            Estos tres mundos están trabajando de forma coordinada para posibilitar y mejorar la vida inteligente en la Tierra. Es la primera explicación que da la Filosofía Rosacruz, que sigue adelante con muchas informaciones y muy completas. Pero invita, y por medio del “Concepto Rosacruz”, que es el libro de Texto, a estudiar con un cierto cuidado el primer capítulo que habla en detalle de la composición de estos mundos; no apenas para ilustrar la mente, y no es para hacer apenas seres que saben, sino para invitar al que conoce a ir actuando de forma más cierta cada vez. Entonces, ¿cuál es la finalidad Rosacruz? Es apenas instruir para ser útil.

            Amigos, en este sentido, hemos hecho esta exposición de hoy. Les prometemos que a través del año seguiremos con los temas que continúan. Es un curso de enseñanza espiritual, que muestra los aspectos espirituales de la existencia.

            Y todavía, recordando a quien pasó por la vida y como estudioso se destacó - nos referimos a José Ortega y Gasset que en su estudio de la Historia Universal - llega a afirmar lo siguiente: la Tierra, el Mundo, tiene una finalidad de resistencia. Si no fuera así, como este ejemplo que hace el citado intelectual, si no tuviéramos impedimento de pasar frente a una mesa que está a nuestro paso, pasaríamos por ella como si formara parte de nosotros mismos. Esa resistencia es para percibir el medio y para hacernos actuar en consecuencia. El mundo encárenlo como una resistencia permanente que nos obliga a desenvolver méritos. Observen. Si no tenemos por delante una mesa que nos impide pasar no actuamos. Los hechos en la vida, Vds. los conocen, son múltiples, pero todos tienen la misma finalidad: ofrecernos resistencia para obligarnos a desenvolver facultades. Así el mundo cumple su misión: ofrecernos oportunidades de ejercitarnos y si hemos llegado a él un día con cualidades, debemos retirarnos en el pasaje final con más cualidades, porque tuvimos el cuidado de cultivarlas.

            Amigos, este es nuestro deseo: verles adelantar, verles triunfar. Por eso exponemos ideas que esperamos que les sean útiles. Y esta casa está a la órdenes de todos. Esta Casa, es de todos Vds. que le dan vida, que la componen. A las órdenes estamos, gustosos siempre de dar cualquier explicación de cualquier duda que pueda surgir en el estudio de la filosofía, que, a veces, como nueva, pueda dar alguna duda. Pero aseguramos que, el que sea perseverante llega algún día a dominar completamente su contenido y a tener una información completa que le guiará de forma clara, de forma útil, de forma de hacerlo un triunfador.

            Invitamos a todos a que quieran alcanzar la victoria. Los apáticos, los indiferentes, no forman parte de los adelantados. Los adelantados alcanzan esa posición porque hacen esfuerzos cada vez más inteligentes y alcanzan finalmente el triunfo que persiguen. Entendieron la vida y la vivieron en su sentido verdadero, superior.

            Amigos quisiéramos que quede con cada uno la paz de Dios, de aquel que busca, que es sincero y que quiere alcanzar!

22/III/79.

CONFERENCIAS ROSACRUCES

 

 

 

 

 

SANTUÁRIO ROSACRUZ MAX HEINDEL

 Fundador: Roberto Ruggiero

 

Casilla de Correo 20071 - UPAEP

MONTEVIDEO - URUGUAY 

juanrezzano@yahoo.com.ar