Make your own free website on Tripod.com

 

 

 SANTUÁRIO ROSACRUZ

Max Heindel

 

 REVELACIONES DE LOS ROSACRUCES

por Roberto Ruggiero Grimaldi

V.

 

Cómo actuamos en el mundo y nuestra verdadera constitución,

según las Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel

 

Lo que es espiritualidad y lo que no es.

 

 

 

 

 

            Para poder realizar el extraordinario aprendizaje que nos tenía reservado el Mundo Físico, nos vimos precisados a olvidar temporalmente los mundos espirituales. En el principio, nuestra conciencia primitiva estaba enfocada en los planos celestes de nuestro origen, y a pesar del gigantesco trabajo realizado para la creación de un mundo concreto, este no cumplía su propósito porque la apatía primitiva, en que vivíamos sumergidos, nos mantenía inactivos y, por lo mismo, sin posibilidades de crecimiento anímico. Veíamos nuestro alrededor como a través de un cristal empañado y eran más visibles para el Espíritu, en ese primitivo estado, los mundo internos que el mundo físico externo. El hacer que enfocáramos nuestra atención hacia el Mundo, fue el esfuerzo de los que nos tuvieron a su cargo en esa etapa, quienes se vieron forzado a hacernos olvidar poco a poco nuestro origen y hacernos sentir solamente terrenos, para que entráramos en actividad terrena. Se debe a esta medida todo el progreso alcanzado y toda la experiencia y saber acumulados, fueron así desenvolviéndose valores que hasta entonces estaban adormecidos, sin manifestación, y transformándose en cualidades dinámicas, que son las que hoy manifiesta la humanidad para la vida material.

            Son innegables los valores inteligentes alcanzados, aunque para esto la humanidad se haya materializado. Para evitar que se perpetúe esta tendencia, los sublimes seres que secundan el plan evolutivo de Dios, revelan ahora al hombre, por intermedio de la Fraternidad Rosacruz, las enseñanzas de su verdadero origen y su presente desenvolvimiento. Se espera que todos los valores adquiridos en la conquista del Mundo los dirija en el bien obrar y desenvuelva sabiamente las virtudes necesarias, convirtiéndose en un colaborador consciente y responsable, capacitándose así para alcanzar lo que le tiene reservado para el futuro.

            Las Enseñanzas Rosacruces, para Occidente, son públicas por primera vez en nuestro siglo XX, se aguardó para esto a que el hombre en general desenvolviera su mente lo bastante, como para poder comprender su gran destino y obrara en consecuencia. Es la situación especial de adelanto de los Europeos y Americanos de hoy que multiplicaron sus energías en el dinámico trabajo material y ocupan la vanguardia de la Evolución. En cambio los Indúes son el ejemplo típico de lo contrario: sintiéndose en principio espíritus inmortales, transitaban por la vida, hasta hace poco, sin desenvolver las más elementales fuerzas hasta para la conquista del alimento físico. Para que nada se estacione o se unilateralice en el Mundo, al igual que el Sol lanza sus rayos vitales de Este para Oeste, las jerarquías responsables están haciendo que, al mismo tiempo que revelan a Occidente su gran destino espiritual para que se espiritualice, sin por esto dejar su actividad material, Oriente debe impulsionar el progreso material. Es lo que está aconteciendo ya, un tremendo desenvolvimiento de trabajo material se está desarrollando en Oriente, como nunca en su historia milenaria, pero los observadores espirituales prevén que van a ir rápidamente adormeciendo su gran impulso espiritual, como consecuencia. No es esto nada más que una etapa necesaria para un adelanto ulterior. El Sol espiritual, después de haber activado la espiritualidad de Occidente, volverá a cruzar nuevamente en el futuro el Océano Pacífico, para inaugurar una nueva era para Oriente, de una espiritualidad mucho más avanzada, que tomará como base de partida cualidades que esos pueblos van a comenzar ahora a desarrollar, con el trabajo dinámico material.

            Por el mismo motivo que las Enseñanzas Rosacruces muestran la constitución de los mundos espirituales que rodean nuestra Tierra y su finalidad, - como está explicado en el tema anterior - presentan también la completa constitución del individuo y el proceso que usa para actuar, sentir y pensar, para que, conociéndolo, vaya corrigiendo y mejorando su desenvolvimiento. Está llegando ahora el momento de saber que

 

 

El hombre posee una décuple constitución

 

 

            El hombre está constituído de un tríplice espíritu, un tríplice cuerpo, una tríplice alma y una mente que sirve de eslabón. Este conocimiento es precioso para poder comprender nuestro desarrollo y mejorarlo en forma inteligente, como veremos. Para comenzar, no debe de extrañar la afirmación de la triplicidad espiritual, ni de multiplicidad de cuerpos y almas, pues es la única manera de poder justificar la variedad de caracteres y las tan diversas actitudes como existen dentro del género humano y del propio individuo. Cuando los Espíritus Virginales (la onda humana de hoy), comenzó su descenso inconsciente, pasó por los Mundos de Espíritu Divino, de Espíritu de Vida y Mental Abstracto, tomando un velo de cada uno de ellos, para poder, después, manifestar las cualidades intrínsecas y adelantadas de esto mundos, así cada Espíritu Individual se manifiesta hoy, en su vida diaria de relación, por su triplicidad de Espíritu Divino, Espíritu de Vida y Espíritu Humano a través de sus correspondientes cuerpos o vehículos más densos a saber: el maravilloso cuerpo denso, tal como lo conocemos, el cuerpo vital, igual al cuerpo denso, cumple la finalidad de vitalizarlo, el cuerpo de deseos que suministra el impuso e incentivo para la acción, la mente o cuerpo mental que sirve de eco o comando del Espíritu interno. Las almas son resultantes de la acción del tríplice Espíritu interno. Las almas son resultantes de la acción del tríplice Espíritu sobre el tríplice cuerpo, a través de la mente, el Espíritu Divino obra sobre su contraparte el cuerpo denso, por la rectitud en el bien obrar o sea por el recto proceder, dando como consecuencia un producto o resultado, que es el Alma Consciente, que aumenta el valor del Espíritu Divino, el Espíritu de Vida sobre el cuerpo vital, a través de la memoria y el conocimiento resultante de la acción y el cultivo inteligente, dando como consecuencia el Alma Intelectual que aumenta el crecimiento del Espíritu de Vida, el Espíritu Humano obra sobre el cuerpo de deseos por el cultivo de la virtud y la sublimización de los sentimientos que dan como resultado el Alma Emocional, que aumenta los valores del Espíritu Humano.

            Es dentro de esta complejidad que actuamos para llegar algún día a la categoría de Creadores, pero como estamos en la etapa experimental son perfectamente comprensible todos los errores que, infelizmente en gran escala aún, la humanidad inexperta practica contra sí misma; por la inhabilidad de manifestar sus cualidades superiores.

 

 

El proceso del pensamiento y de la acción.

 

 

            Si extraordinaria es la complejidad de nuestra constitución espiritual, no menos sorprendente es saber que toda ella está en actividad y en función constantemente. El Espíritu tríplice interno depende de todos sus vehículos y del estado de éstos para su manifestación. El Cuerpo Denso está siendo vitalizado por el trabajo del cuerpo vital que al mismo tiempo vitaliza todas las imágenes que los sentidos se encargan de transmitir al Espíritu, en su posición interna. Las imágenes llegan con la impresión que reciben cuando pasan por el Cuerpo de Deseos y el Espíritu las ve en su mente. El Espíritu, dentro de su envoltura más densa Mental Abstracta, decide su acción, concretándola en materia mental concreta, procura envolver la idea, ahora concreta, en material de deseos que es el impulsor de los centros nerviosos del cuerpo vital, que movilizan finalmente los nervios y músculos físicos para la acción. Cuando el Espíritu intenta envolver la idea concreta en materia de deseos, tiene que contar con las condiciones de éste, que responde de una y otra manera. El Cuerpo de deseos, formado esencialmente de sustancias de sentimientos y deseos, responde con Interés o con Indiferencia al mandato del Espíritu, esto no es nada anormal, estamos atrayendo y acumulando un determinado material para nuestro cuerpo de deseos, con nuestros anhelos, deseos y emociones, cuando queremos envolver una idea concreta en materia de deseos, si es de la misma índole que el material de deseos a disposición en nuestro cuerpo de deseos, o mejor dicho, si despierta el sentimiento de Interés, el material se pone a actuar, respondiendo a dos fuerzas: de Atracción o de Repulsión. La fuerza de Atracción es centrípeta, unificadora, envuelve la idea e impele de inmediato a la acción. Si el material existente responde a la fuerza de Repulsión, que es centrífuga y separatista, dispersa el material e impide que se acumule, en este caso, el Espíritu lucha para realizar su deseo y su cuerpo de deseos por contrariarlo. Si la fuerza espiritual es poderosa, realiza la acción, de lo contrario vence el cuerpo de deseos. Un ejemplo: nos encontramos con determinada persona que no nos ve, cuando la vemos, la impresión que recibimos es exclusivamente nuestra y recibimos un choque, ya nuestro cuerpo de deseos transmitió su impresión. Independiente de esta impresión de malestar, el Espíritu interno decide por sí, sin dejarse influenciar por su cuerpo de deseos, piensa así: Fulano es mi hermano en Dios, mi deber es darle un abrazo y camina hacia la persona con este propósito, pero cuando se aproxima lo bastante le extiende solamente la mano, no lo abraza, de quien es la acción? es del cuerpo de deseos que finalmente repelió el abrazo que era un sentimiento amigo, superior y de fraternidad, este es un simple ejemplo de un cuerpo de deseos en que está primando en su composición el material separatista, inferior. Así vemos como

 

 

El Espíritu está limitado por su cuerpo de deseos

 

 

            Para nuestra mejor comprensión recapitulemos, volviendo nuevamente al proceso del pensamiento. El Espíritu, dentro de su vehículos, solamente ve y percibe lo que acontece fuera por intermedio de los sentidos. Entretanto, como no actúan sólo los sentidos, cuando el Espíritu recibe los impactos del mundo externo, cada visión, cada sensación, llega internamente al cerebro pasando por el cuerpo de deseos, el que impregna, toda visión o impresión que pasa por él, con la reacción que le merezca: de simpatía o antipatía, de interés o de indiferencia. Es así que toda impresión llega influenciada, para el examen del Espíritu, por el cuerpo de deseos, que termina aquí su influencia, al contrario. Cuando el Espíritu recibe la impresión, la lee en el cerebro y hace su raciocinio, decidiendo libremente y sin coacción, concordando o no con la impresión que le transmitió su cuerpo de deseos, toma su decisión y la ejecuta por el poder de su voluntad, procurando envolver la idea concreta en material de deseos, para que el cerebro etéreo realice la acción por medio del sistema nervioso cerebro espinal. Es entonces, en ese momento, cuando más hace valer su intervención el cuerpo de deseos: presta o no presta sustancia propicia para el caso, se está de acuerdo, no surge duda y la acción no tiene impedimento, más si no está de acuerdo, entabla lucha abierta contra la voluntad del Espíritu, que debería salir siempre vencedor, pero bien sabemos que desgraciadamente no siempre es así: en las luchas entre la conciencia (el Espíritu) y el deseo (cuerpo de deseos) son evidente los muchos fracasos que tiene el Espíritu, el que, a pesar de las derrotas, debe saber perseverar y elevarse por encima del error, si no es así, si es débil, desarrolla el vicio y cae en la degradación. El caso del bebedor que no debe seguir bebiendo, pero bebe. El caso del jugador que no debe seguir jugando, pero juega. Cuán importante es por esto la calidad de sustancia de deseos que atraemos para nuestro cuerpo de deseos, para que sea siempre nuestro colaborador incondicional.

            Cuando la acción encuentra en el cuerpo de deseos solamente material de sentimiento de Indiferencia, depende de la energía espiritual conseguir o no realizar la acción, pues en este caso no hay lucha, es el caso en que no hay material y no debería ser realizado el acto, pero aún es posible llevarlo a cabo la voluntad del Espíritu es poderosa: reúne a pesar de esa indiferencia el material y realiza la acción, archivándose el hecho después en la memoria.

            En los casos que las impresiones de los sentidos no deciden al Espíritu a una acción inmediata, las impresiones se archivan también en la memoria y pueden ser encontradas por el Espíritu más tarde y realizar la acción, hasta que con el tiempo se apaga la imagen.

            Puede también el Espíritu dirigir su pensamiento para otro cerebro, por telepatía. Puede dirigirlo a otro cuerpo de deseos, en la práctica que se llama hipnotismo, lo que es contrario a la Evolución, como lo trataremos más adelante.

 

 

Actividades que se realizan durante el sueño

 

 

            El Cuerpo Vital trabaja incesantemente durante las horas de vigilia, restaurando las células del cuerpo denso gastado en la acción y eliminando los venenos resultantes de la destrucción de tejidos, equilibrando, así, el desgaste que realizan el Cuerpo de Deseos y la mente. Pero, con el transcurso del día, cuando llega la noche, comienza el Cuerpo Vital a acusar debilitamiento, va, como dice comúnmente, perdiendo terreno y termina paralizando su labor restauradora, el cuerpo denso se torna pesado y el Espíritu se ve impedido a salir, llevándose su cuerpo de deseos y su mente para los mundos invisibles. Como el Cuerpo Vital, etéreo, individual no tiene la función de envolver cada átomo en éter, porque esa función es cumplida por la Región Etérea Macrocósmica - que hace que no se toquen dos átomos, porque todos los átomos están envueltos en un océano de éter - sino que el cuerpo vital individual realiza una función especial: penetra el interior de cada átomo, elevando la nota vibratoria de éstos. Qué es entonces lo que acontece cuando llega el sueño?

            Como consecuencia del desgaste del trabajo realizado durante el día, termina la resistencia del cuerpo vital y este no consigue mantener el éter interno de cada átomo, el éter sale y cada átomo deja de vibrar con intensidad necesaria. El Espíritu no resiste esta inercia y sale de su vehículo denso.

            Si durante el sueño no hubiera actividad recuperadora, el Espíritu nunca más podría volver a su cuerpo. Lo que acontece pertenece al conocimiento esotérico. Al salir el Espíritu en su Cuerpo de Deseos y menta, fuera de su cuerpo denso, se sumerge en las condiciones armonizadoras del Mundo de Deseos que rodea a la Tierra, que, como un elixir especial, fortalece los cuerpos de deseos y mental, éstos entonces, ayudan desde fuera la labor del cuerpo vital, que al no estar más impedido o sobrecargado, reinicia la restauración del cuerpo denso. Así son usadas las horas de la noche y es la razón por la cual el Espíritu al penetrar en su cuerpo al día siguiente, al despertar, lo encuentra agradablemente armonizado, pudiendo reiniciar sus actividades normales.

 

 

El Cordón Plateado y su extraordinaria función

 

 

            No precisa el Espíritu acompañar durante todas las horas de la noche la restauración de su cuerpo denso, puede aprovechar para hacer sus viajes espirituales, más para esto hay una exigencia: durante la vida los cuerpos o vehículos están unidos por el vibrante Cordón Plateado, que tiene que estar en cierta medida desarrollado, para permitir los llamados  “vuelos del alma”. Este cordón marca la vida, marca la muerte y marca el grado de espiritualidad de cada ser, tal es su importancia. Tiene la forma de dos seis que se unen en sentido contrario, partiendo un extremo de corazón, donde está radicado el átomo - simiente del cuerpo vital y de aquí hasta el vértice del hígado, donde está localizado el átomo -simiente del cuerpo de deseos. En el período prenatal cuando se unen los dos seis, unidos uno en un sentido y el otro en sentido inverso, marca el comienzo de la vida del nuevo ser y la rotura en este mismo punto, en el estado post-mortem, marca la muerte definitiva. La relación que tiene con la espiritualidad es que va desenvolviendo y ganado en extensión, en relación directa con el crecimiento espiritual de su poseedor: a mayor grado evolutivo, mayor posibilidad de viajes permite durante las horas de la noche, el Espíritu gana libertad de acuerdo a lo que pueda extender su elástico Cordón Plateado. Otras exigencias son necesarias para la plena conciencia en los planos invisibles, que corresponden a una etapa más adelantada, pero hasta que ésta llega, todo Aspirante a la Luz debe de vivir de manera que su Cordón Plateado le permita viajar durante las noches e ir adquiriendo el vastísimo conocimiento que tienen reservado los mundos invisibles a los que hacen méritos.

 

 

Recuerdos de las noches, en los llamados sueños

 

            Es por la salida del Espíritu de su cuerpo denso durante la noche que se producen sueños o imágenes que se recuerdan en el momento de despertar. Estas imágenes pueden ser originadas por motivos muy diversos y por esto se debe tener mucho cuidado al querer interpretar lo que por ventura puedan significar. El estado ideal de plena conciencia durante las horas de la noche está un poco distante para la mayoría. La conciencia de vigilia es la conciencia del plano físico y la conciencia espiritual depende de preparar los vehículos para este estado. Entretanto el espiritualista sincero que procura vivir la vida en el sentido superior, va poco a poco preparándose y puede comenzar trayendo de sus noches parte de lo que consigue realizar. Otro hecho muy importante es ver las imágenes o ensayos de acontecimientos que van a sucederlo, que primero son provocados en los planos invisibles, para después concretarse en el plano físico. Así es posible poder extraer advertencias útiles, para mejor desenvolvimiento den las horas del día. Ciertos ejercicios pueden ayudar.

            Es aconsejable antes de dormir, en el lecho, hacer una revisión de los acontecimientos del día, comenzando desde los últimos hasta los primeros, en orden retrospectivo, debe juzgarse, criticándose severamente y arrepintiéndose de los errores cometidos, examinando principalmente el aspecto mora, de la misma forma alegrarse en todo lo que de cierto haya realizado, para fortalecer el bien obrar. En la misma proporción que sea posible hacer este ejercicio nocturno, se mejorará el estado de los vehículos espirituales, que no precisarán tanto tiempo después para restaurarse, darán más tiempo al Espíritu para actuar y adelantar en el mundo celeste. Se obtendrá como resultado inmediato que los sueños confusos cesan. Pero es necesario ser constante y sinceros, juzgándose realmente con objetividad, no importando en este análisis lo que otros hayan podido hacerle, sino exclusivamente lo que él mismo hizo. Así, día a día, sin interrupción, irá corrigiéndose y mejorando sus actos, sentimientos y pensamientos.

            El ejercicio de la Retrospección, bien realizado, cumple otra finalidad: con el arrepentimiento sincero por el error cometido, consigue apagar  las imágenes del panorama del cuerpo vital, que no estarán en la hora de la muerte para juzgarlo. Reduce el tiempo del purgatorio y hasta puede eliminarlo. Esto es posible porque el purgatorio no persigue castigo sino enmiendo y si ésta es alcanzada realmente en vida, el purgatorio no tiene más propósito, no tiene más razón de ser.

            Acompañando el ejercicio nocturno debe hacerse un ejercicio matinal de concentración, que se realiza en el instante de despertar. Evitando levantarse y teniendo todo el cuerpo en descanso, se mentaliza un objeto que puede ser una rosa, o al Señor Cristo, o los primeros vehículos del Evangelio de San Juan, después se coloca la mente, libre de pensamiento, en aptitud de espera, aguardando atenta y serenamente los recuerdos que puedan venir, para después analizarlos. Es aconsejable también tener donde anotar los recuerdos que se traen al despertar, durante la noche. Anotando de inmediato se evita el riesgo de olvidarlos.

            Puede acontecer que una excesiva preocupación o enfermedad sea motivo de una salida indebida y el Espíritu quede semi - afuera, viendo pasar el Mundo de Deseos inferior con sus imágenes horrendas, como el cuerpo no se restaura debidamente en esa condición, es motivo de un tremendo cansancio al día siguiente. Son las llamadas pesadillas.

 

 

Mediumnidad, hipnotismo y locura

 

 

            Mientras que el cuerpo vital tiene la forma del cuerpo físico, sobrepasándolos mas o menos 4 centímetros fuera de su volumen, siendo apenas unos cuatro centímetros alrededor mayor, el Cuerpo de Deseos, en cambio, tiene la forma de un ovoide grande, de unos treinta a cuarenta centímetros mayor que el cuerpo denso, ocupando éste el centro, como en un huevo la yema está rodeada de la clara. La Mente, en el estado actual, es solamente una nube sin forma todavía definida. El Cuerpo de Deseos, muy diferente al cuerpo denso, se caracteriza por siete grandes vórtices en movimiento, que movilizan la sustancia del cuerpo de deseos de un lado para otro. Estos vórtices tenían, en un principio de nuestra Evolución, la rotación invertida, posibilitando a los que nos guiaban, dirigirnos desde afuera, en aquel primitivo estado en que no teníamos conciencia del Mundo Físico. Con el tiempo y a medida que conseguíamos dirigirnos por nosotros mismos, fueron tomando esto vórtices la rotación positiva, igual que las agujas de un reloj, esta es la situación de humanidad en la actualidad, teniendo estos vórtices un movimiento todavía lento en la mayoría. Lo que acelera la rotación de estos vórtices del Cuerpo de Deseos es el sendero espiritual superior, al mismo tiempo que se cultivan cualidades y virtudes, estos vórtices van acelerando, como consecuencia, su rotación y, finalmente permiten alcanzar los mundos espirituales conscientemente.

            Mediumnidad es el caso contrario: es volver para atrás. Quien no se de al trabajo positivo de conquistar facultades por el poder de su voluntad y de la virtud, puede, si así lo desea, hacerse dirigir como en los tiempos primitivos, perdiendo poco a poco la dirección de sí mismo, para ser dirigido por quien no ve ni conoce. Pero las circunstancias cambiaron fundamentalmente desde el principio de nuestra Evolución hasta hoy. En un principio, por el desconocimiento que teníamos del Mundo Físico, fue necesario que las jerarquías que nos tenían a su cuidado, imprimieran en nosotros su poder y dirección y nos protegieran de todo peligro, hasta que esto no fue necesario más. Hoy pululan en los planos inferiores multitud de cascarones y espíritus atrasados que procuran absorber fuerzas de los seres con cuerpo físico, que con poca voluntad se lo permiten, en estas condiciones les es fácil sacarles fuerzas por intermedio del bazo y crecer ellos en poder vital. La consecuencia es tremendamente nefasta para los que así proceden, porque van perdiendo la condición positiva, conquistada con tanto trabajo a través de tiempos incontables, los vórtices del Cuerpo de Deseos van perdiendo su rotación positiva y vuelven al funcionamiento del pasado, invertido. Cuando el medium percibe que pierde el control de sí mismo, ya es demasiado tarde. Esta es la triste situación de haber debilitado la voluntad y permitido ser dirigido. El creer que puedan ser maestros o santos los que así se manifiestas es más bien una prueba de credulidad y de desconocimiento, es justamente en la etapa presente una violación y un quebrantamiento de la ley del progreso.

            Cada ser, cuando alcanza conciencia, es el dueño exclusivo y responsable de sus vehículos, que les fueron concedidos para evolucionar y desenvolver la propia voluntad y no para ser preso por fuerzas negativas que retrasan la Evolución. Por lo tanto la afirmación que detrás de una comunicación mediumnica hay un ser superior, es mirado, por quien conoce, con mucha pena, porque sabe que es un contrasentido. En una ocasión, un grupo de treinta médium atraídos por el deseo de conocer los secretos Rosacruces confesaron estar todos ellos en las comunicaciones totalmente conscientes y no incorporados inconscientes como hacían creer.

            Pero por sobre el posible error del ser humano está siempre el gran amor y misericordia de Dios, que da a sus criaturas tanta ayuda y oportunidades como sean necesarias. Aquellos que no quieren continuar siendo dirigidos como médium y piden ayuda sinceramente a los poderes celestiales que secundan la voluntad de Dios, recibirán la ayuda que solicitan, naturalmente que deber hacer méritos, es decir: si fue por el debilitamiento de la voluntad que se entregaron a prácticas negativas, deben de comenzar a ejercitarla nuevamente, cultivando la virtud y dirigiéndose exclusivamente por sí mismo. Para los problemas mentales que surgirán la solución inteligente es no luchar mentalmente, sino dejar de pensar en lo que ya no se quiere, y hacerlo en otra dirección diferente, cierta, que se desee, como sea el pensamiento en Dios, orar, o concentrarse en los quehaceres más inmediatos. Esto da resultados ciertos. Apenas exige mucha perseverancia.

            El hipnotismo es otro atentado terrible contra el Espíritu. Es conseguir por el poder de la voluntad desalojar la cabeza etérea de la víctima que se somete a estas prácticas magnéticas, para colocar en su lugar el éter del propio hipnotizador, para que se cumpla el mandato de su voluntad. Es lo que se procesa cuando el hipnotizador ordena que duerma y hace pase sobre la cabeza, consiguiendo que caiga la parte etérea alrededor del cuello o en dos partes a los lados y el ser se duerme, saliendo del cuerpo puede dar información del Mundo de Deseos o queda en el cuerpo en situación anormal, obedeciendo las órdenes del hipnotizador que pueden conducirle hasta el crimen. El hipnotizador después de haber dominado, puede dominar también a la distancia y obligar a determinada acción. Es el mayor atentado que se puede realizar en la tierra y un peligro para la sociedad, porque es un ataque mental, peor que en plano físico, porque la víctima no se puede defender. Se argumenta que pueden hacerse curas, sin embargo cuando pasa el poder del hipnotizador el mal reaparece. Espiritualmente es contra las leyes de la Evolución que tienen por finalidad desenvolver la propia voluntad y no la esclavitud a una voluntad ajena, que corta el libre albedrío y por lo tanto la propia experiencia y crecimiento anímico.

            Lo que antecede sirve para medir los peligros y responsabilidades en que puede caer el Espíritu y sirven de base para explicar la diversidad de ciertas anormalidades que conocemos como locura. Esta tiene su origen en los cuerpos invisibles, cuando éstos no están debidamente conectados, puede haber una cierta desconeccción del Cuerpo Vital, o con el Cuerpo Denso o con el Cuerpo de Deseos, que produce la locura mansa, dócil. Cuando la desconección alcanza a ser entre el cuerpo de deseos y la mente, es el caso de la locura salvaje, la desconección es entre la mente y el Espíritu estamos ante la locura peor, la llamada diabólica, que astutamente esconde sus propósitos, hasta que los realiza de sorpresa, en forma terrible, de exterminio y destrucción.

 

 

Sublime finalidad del Renacimiento y ley de Consecuencia

 

 

            Ante la realidad de la lentitud con que la humanidad responde a los impulsos de progreso, aparece en todo su grandioso valor las dos grandes leyes gemelas de Renacimiento y Consecuencia que permiten tantas y tantas oportunidades de adelanto, cuantas sean necesarias, premiando y estimulando a cada uno, de acuerdo a los méritos realizados en cada vida. La rueda de muerte y nuevo nacimiento no es una repetición mecánica, porque en cada nacimiento son agregados los valores adquiridos y concedidos nuevos ambientes y nuevas posibilidades de progreso. El que no se recuerden las experiencias realizadas en otras existencias, es más que una evidente bondad de Dios, evita así, las amarguras de recordar los posibles fracasos del pasado, abriéndose plenamente las puertas del futuro promisor. Una evidencia de la existencia del pasado son las cualidades que presentemente manifestamos, las que nos prueban que en algún determinado momento las cultivamos o desarrollamos.

            Grandes Ángeles Archiveros cuidan de dar sabia y cuidadosamente a cada uno la existencia y el medio ambiente para su nuevo progreso en el sendero evolutivo y la ley de Consecuencia, reguladora, ofrece bellísimas oportunidades de saldar posibles débitos que hayamos dejado de pagar en el pasado. Tratar de sentir, en lo íntimo de cada uno, el propósito que hemos traído para realizar en la presente existencia y hacerlo plenamente, es la gloria más verdadera que un Espíritu alcanza, cuando a su regreso confirma haber cumplido con lo que tenía prometido a sí mismo, antes de la nueva inmersión en la materia. Si meditamos lo efímero de una existencia, lo corto que son los años de una vida y cuan importante es aprovechar la oportunidad que nos es concedida, ningún envargo que pueda estar a nuestro frente podrá ser demasiado pesado, si sabemos exteriorizar las fibras de virilidad y poder espiritual y cumplir plenamente nuestro deber en el mundo. Saber distinguir lo relativo de lo eterno y perdurable, es un triunfo para el Espíritu en Evolución, que pasa entonces a valorizar debidamente aquellas cualidades que le aproximan a Dios y comprende entonces las enseñanzas de amor y perdón que nos legó el Señor Cristo, en su pasaje unto a lo humano, para que desterráramos definitivamente el egoísmo y nos convirtiéramos en seres piadosos, que dan de sí para que tenga su hermano. En este estado se perdona y se espera, porque nada es totalmente equivocado, detrás de todo mal hay un bien en formación y si Dios permite el mal es porque Él, a su debido tiempo sabrá enseñar cómo dirigir nuestra acción exclusivamente para el bien.

            Cuando la Fraternidad Rosacruz termine de cumplir su propósito en al Tierra, pasará su función a una Orden aún más avanzada, llamada de los Maniqueos, ésta tendrá que realizar la penosa labor de acabar con el mal y nos presenta una leyenda o ficción simbólica de cómo actuará: en determinado momento habrá dos clases de seres en la humanidad, de caracteres bien definidos, unos que realizarán exclusivamente el bien, que llamaremos de Luminosos y otros que todavía realizarán el mal y que llamaremos Sombríos. Éstos últimos declararán guerra a los Luminosos y serán derrotados y como los Luminosos no pueden ser vengativos se ofrecerán espontáneamente a convivir en medio de los Sombríos para que en el fin el mal sea trasmutado en bien. Así el odio será transformado en amor.

 

 

El Espiritualista debe procurar prolongar la existencia

 

 

            La razón del por qué deberíamos procurar prolongar nuestra existencia es fácil de comprender. Larga es la etapa preparatoria desde el nacimiento hasta alcanzar la experiencia y conocimiento para vivir la vida en su sentido superior y, por lo tanto, la deducción es simple: si más larga es la vida, mayor oportunidad tendremos de adelanto y de servicio a nuestros semejantes. El modo de prolongar nuestra existencia ya no es tan simple porque es la ciencia material y espiritual conjunta. Veamos algunos puntos principales. Durante toda la vida el cuerpo denso sufre un permanente proceso de endurecimiento que termina con la muerte. La sangre va acumulando sustancias terrosas en el organismo, proveniente de la alimentación. El esqueleto en la infancia tiene una parte de hueso y dos blandas, en la vejez es al contrario. La elección de los alimentos que contengan menos sustancias terrosas es, entonces la primer medida a tomar. El agua no destilada es un constante mal conductor, en cambio las verduras frescas y la fruta madura es lo indicado, principalmente , para la buena alimentación. Las frutas cítricas - limón y naranja - son antisépticos y los cereales, como el arroz, antitoxinas. El jugo de uva natural, no fermentado y el suero de la leche que queda de la elaboración de la manteca, vuelven a abrir los diminutos vasos capilares. Felizmente hoy son comunes las listas de valores de los alimentos, indicando proteínas (nitrógeno) que son productoras de carne, gorduras (grasas) productoras de energía, debiendo siempre ser seleccionados los alimentos que contienen menos cenizas. La eliminación por el baño, que expele elementos nocivos por la piel, es otro auxiliar inestimable. Fosfato de calcio, carbono de calcio y sulfato de calcio son los mayores enemigos del sistema.

            En la parte espiritual es la guerra constante entre el cuerpo de deseos y el vital lo que más perjudica. La expresión más elevada del cuerpo de deseos son los músculos y el sistema nervioso cerebro - espinal. Del cuerpo vital son la sangre, las glándulas endocrinas y el sistema simpático. Un cuerpo avanza sobre el otro: el cuerpo de deseos tomó el vaso, produciendo corpúsculos blancos, que en los momentos de excitación, odio y mal humor, permeabilizan las paredes de las venas y arterias y se van acumulando en los tejidos, formando la base para el sedimento o depósito de las sustancias que endurecen el sistema. El Cuerpo Vital, que trabaja para ablandar, tomó cuenta del corazón y paulatinamente intenta transformarlo en un músculo voluntario, de ahí sus estrías longitudinales y transversales.

            Resumiendo: éstos son métodos modernos, dirigidos especialmente para Occidente, porque, como la constitución y necesidades difieren de Oriente, el método debe diferir también. Por lo mismo, el Aspirante a la Luz no rehuye al deber, procurando prolongar la existencia, como una oportunidad de servir a sus semejantes.-

 

 

 

REVELACIONES DE LOS ROSACRUCES

 

 

 

 

 

SANTUÁRIO ROSACRUZ MAX HEINDEL

 Fundador: Roberto Ruggiero

 

Casilla de Correo 20071 - UPAEP

MONTEVIDEO - URUGUAY 

juanrezzano@yahoo.com.ar