Make your own free website on Tripod.com

   

 

 SANTUÁRIO ROSACRUZ

Max Heindel

 

 REVELACIONES DE LOS ROSACRUCES

por Roberto Ruggiero Grimaldi

VIII.

Desenvolvimiento de la Religión y la dulce forma del Cristianismo, según las

        Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel

y

     El sendero del Místico y del Intelectual.

 

 

         

            Para el hombre poder actuar en el fondo del mar precisa de la conocida escafrandra, que, por su pesadez, cambia al hombre que la viste, que antes era leve, ágil, sensible y nervioso, en un ser pesado y lento, pero le permite investigar zonas profundas del fondo del mar. Por el mismo motivo, la onda de Espíritus Virginales, que forman la humanidad, tuvo que envolverse en vehículos densos, propios para el aprendizaje en el Mundo Físico, pero que lo tornaron inicialmente pesado y primitivo, como el ejemplo del buzo.

            El hombre primitivo era un bárbaro y para conducirlo, la religión primera tuvo que tener rasgos de barbarie. Una religión que condujera por sublimes sentimientos de amor y perdón sería inútil para quien no hubiera llegado al grado de sensibilidad apropiado, evidentemente, inadecuada para un bárbaro. Esta es la razón por la cual las primitivas religiones presentaban a un Dios poderoso, dueño de rayos y truenos, que era respetado por el temor. Llegaba, de esta forma, la primera ayuda a la novata humanidad, que dio su entrada consciente en el mundo en los llamados tiempos de la pre-historia, su cuerpo era muy elemental y su constitución interna no poseía la extrema sensibilidad de hoy, alcanzada por el proceso de perfeccionamiento realizado durante todo el enorme tiempo transcurrido, la mente no existía como hoy la conocemos y el esfuerzo de lo Guías Celestes era en el sentido de que el hombre desenvolviera entendimiento y sentimiento. Usaron como medio la religión, pero ésta sólo podía tener la forma que le dieron, por las razones expuestas, obligando a despertar un cierto respeto por el temor y a obedecer, en cierto grado, por el miedo. La indocilidad de la humanidad de aquel tiempo era un tanto semejante a la que manifiestan los animales salvajes de hoy, que pasan por una etapa parecida. Como las condiciones climatéricas eran aún de grandes transformaciones, de grandes tormentas y de grandes cambios, eran usadas esas condiciones para inculcar en los seres, por el temor, la necesaria docilidad y conducirlos a un adelanto. Este adelanto fue desarrollándose lentamente, con el constante esfuerzo de los que nos dirigían, cumpliendo la voluntad de Dios.

            Cuando fue posible, Jehová, el Espíritu Santo (encargado de dirigir la humanidad), fue introduciendo las Religiones de Raza que propiciaron un gradual progreso, usando de la ambición que se fue apoderando de la humanidad, a medida que ésta conquistaba el Mundo Físico. Fue la época que marca las ofrendas para el templo. Aquel que fuera capaz de desprenderse de parte de sus bienes, que daba al templo, como los primeros frutos de sus plantaciones o sacrificaba parte de sus animales, le era prometido multiplicar sus graneros y sus rebaños, forma que se empleó para enseñar un cierto desprendimiento, lo que era difícil, porque el hombre había pasado a aferrarse con ahínco a sus bienes materiales y no admitía desprenderse de ellos. También el Espíritu Santo comenzó a regular la conducta de la humanidad, dándole la Ley, que tenía que ser cumplida. Cuando los Guías primitivos, visibles, que eran visto como Dioses fueron despidiéndose, dejaron un mandato que se puede resumir así: En adelante no nos verán más y pasarán a obedecer a Dios, Creador de la Tierra, que está en los cielos, que premiará de inmediato las buenas acciones, pero quien no se somete a ese buen comportamiento, sufrirá las consecuencias, con el castigo correspondiente. Es el medio que pasó a usar el Espíritu Santo y la desobediencia trajo por resultado el pecado.

            Las Religiones de Raza impartieron unión dentro de un mismo pueblo o tribu, consiguiendo los Arcángeles - que secundando al Espíritu Santo dirigían y dirigen las razas como Espíritus de Raza - desenvolver sentimientos de protección y amparo entre los seres pertenecientes a una misma comunidad, con reglamentos equitativos para todos, lo que fue un evidente adelanto. Cuando entraban en lucha un pueble con otro, era simple para los Arcángeles dar la victoria al que más mérito hubiera hecho, penando con la derrota a quien lo merecía. En estos casos los Arcángeles envuelven como que en un manto de valor y coraje a los que tienen que triunfar, imprimiendo por el contrario con una nube oscura de terror a los que tienen que ser vencidos. Método que se siguió, invariablemente, para el cumplimiento de la ley.

            Continuaron pasando los tiempos, trayendo con la Evolución nuevas exigencias y éstas tornándose más sutiles de acuerdo al grado de posibilidades de la humanidad. La dulce forma del Cristianismo inaugura una nueva etapa, evidentemente más adelantada, en que la existencia debe ser vivida apenas para el bien, desenvolviendo más el amor de unos para otros, no esperando recibir la recompensa de inmediato, sino que el resultado es posterior: es una esperanza de recibir en los cielos la recompensa, como fruto del buen comportamiento en la Tierra. Es el Cristo ahora en acción que ofrece además “el perdón de los pecados” a quien sea capaz de reformarse, no pecando más.

            El Cristianismo, en la forma popular conocida, es un adelanto, pero definitivo. Se siguen produciendo exigencias y estímulos, los que consiguen desenvolver las fibras más internas de los valores del Espíritu, deben sentir el imperativo de un deber que los impulsa a proceder bien y amorosamente, porque es justo y es noble ser así. Estos últimos están inaugurando una etapa mucho más adelantada, en que no les debe importar como serán tratados, aún con el propio sacrificio de sí mismos, deben tener una directriz por norma: hacer el bien por el bien mismo, sin esperar recompensa.

            De lo que antecede surge que el proceso religioso seguido es éste: primeramente obedecimos a Dios por temor, después por interés en la recompensa, seguidamente por una esperanza en los cielos, finalmente por un imperativo de la conciencia. Son grados sucesivos en que la religión toma una forma más adelantada de acuerdo a la posibilidad de la Humanidad. Este hecho ha sido mal interpretado por los escépticos que han llegado a pensar indebidamente que es imaginación del hombre inventar un Dios y espiritualizarlo de acuerdo a su capacidad. Sin embargo, no es así, han correspondido en verdad, a cuatro impulsos cósmicos, que se ajustaron, cada uno, a las posibilidades de la humanidad, dándonos los medios para el progreso espiritual: los “Señores de Venus”, de éste Período, que fueron los primitivos guías visibles o Manús, impartieron la primera dirección, para obligar a usar la mente, el “Espíritu Santo”, el mayor Iniciado del Período anterior Lunar, dio el segundo impulso por la ley, para que aprendiéramos a dominar nuestro cuerpo de deseos, el “Hijo”, el Cristo, el mayor Iniciado del Período Solar, dio el tercer impulso por el Amor, para que espiritualizáramos nuestro cuerpo vital, a su vez, en el futuro, entregará la dirección al “Padre”, el mayor Iniciado del Período de Saturno, que por el cumplimiento del Deber, nos llevará a una etapa ulterior, mucho más adelantada, en que sublimizaremos nuestro cuerpo denso.

 

 

Materialismo, Teología y Ocultismo

 

 

            Aunque los diversos impulsos dados a la humanidad fueron uniformes para todos, la cualidad original de conciencia individual hizo que las tendencias desenvueltas sean muy diferentes. Es muy antiguo el dictado de “cada cabeza una sentencia” para mostrar la diversidad de pensamientos. Pero si examináramos las tendencias en conjunto es posible reunirlas en grupos que ofrezcan la misma característica principal. Así tendremos una parte de seres que por haberse concentrado demasiado en la acción material, fueron olvidando su principio espiritual en tal grado, que se sienten integrados en la materia, pensando que es pura ilusión otras ideas. Piensan como si fueran solamente cuerpo. Dicen más o menos así: que el hombre es la mayor inteligencia del Cosmos, que la inteligencia es resultado del cuerpo - correlaciones de la materia - y que pereciendo el cuerpo acaba la inteligencia o sea acaba el pensador. Son antireligiosos.

            Hay una parte considerable que no piensa así, que reverencia a Dios como Creador, pero que, comprendiendo las Escrituras en el sentido literal, piensan en medida de una vida apenas, que cada ser que nace es recién creado, viene al mundo por la primera vez y que después del corto período de una existencia, le aguarda definitivamente el cielo o el infierno, de acuerdo a sus obras. Hay sin embargo otra parte que sintiendo a Dios en su corazón, procura estudiar las leyes de la Evolución, que dan tantas y tantas oportunidades cuantas sean necesarias para que todos se salven y alcancen la perfección espiritual, a través de Renacimiento.

            No debe de extrañar esta diversidad de ideas. Es la libertad que tiene el Espíritu de pensar. Los contrastes de una idea y otra prueban la manifestación Epigénesis que da originalidad propia, la perfección que aún no ha sido manifiesta, será alcanzada con el transcurso de las edades, porque el plan de Dios no es precipitado, persigue la perfección, pero empleando todo el tiempo que sea necesario. Y esto es una muestra de sabiduría que nos sirve de enseñanza, cuando nosotros, por falta de la debida calma o serenidad, nos precipitamos, olvidándonos de imitar a Dios.

            La creencia del materialista en general es basarse enteramente en la mente, cuando está por ser el cuerpo más jóven que poseemos, está en su estado mineral o primero; tan nuevo que ni siquiera es un cuerpo organizado aún, de ahí sus deficiencias como elemento único de decisión y los peligros que entraña para el Espíritu, de anularse, negándose a sí mismo como Espíritu.

            El materialista, entonces, al querer explicarlo todo, no consigue explicar nada, tanto en lo grande como en lo pequeño: el Cosmos en su exuberancia y complejidad que trasciende toda imaginación humana, es, para él, un completo misterio, porque dando explicaciones de movimientos mecánicos no consigue esconder la falla de no saber la razón que existe como causa. El microcosmos, en el individuo, el problema para el materialista se presenta en el mismo sentido: comprueba la maravillosa constitución física, pero al negar al Espíritu, niega las causas inteligentes que producen su funcionamiento, como habitante del cuerpo lo usa como medio para su acción externa, pero su funcionamiento orgánico interno le es independiente. Es de esperar que el diapasón de Amor de Dios, vibrando continuamente, termine despertando la misma nota de sentimiento y entendimiento de los que no entienden y transforme las fuerzas temporalmente negativas, en sabias y conscientes realizadoras.

            Los creyentes en Dios pero que afirman que existe una existencia única, están aproximándose a la verdad, viviendo una de sus múltiples facetas. Cumplen la finalidad perseguida por el Señor Cristo, cuando evitó, en su Evangelio, tratar el Renacimiento, para que aumentara el empeño de cada uno en realizar lo máximo posible en una existencia. El estado de adelanto del Espíritu de hoy es intermediario aún, no sabiendo dar plena expresión a todos sus poderes, lo que produce todavía sus errores, para reducirlos y tener mayor valor para cultivar la virtud, es que la idea de una sola vida tiene mucha utilidad. Pero los que así creen pasan como que una cortina ante la realidad, no percibiendo las evidencias que prueban la multiplicidad de existencias. Reconocen la infinita bondad, justicia, misericordia y omnipotencia de Dios, pero se contradicen cuando no justifican las diferencias de nacimiento, sociales, económicas y morales, que dan a unos en abundancia lo que es negado a otros, no justifican la desproporción que representa que el comportamiento equivocado de unos pocos años -como es una existencia, comparada con el tiempo infinito- limiten para siempre a un infierno eterno, sin salvación y sin esperanza. Y el propio plan Bíblico de salvación para apenas 144.000 seres es evidentemente ridículo, si se toma en sentido literal, pues teniendo en cuenta el nacimiento de unas pocas generaciones apenas, tendremos billones de seres que serían condenados. Evidentemente el caso es otro y la explicación es otra, como sabiamente procuran estudiar y comprender una tercera clase, los llamados ocultistas, que conocen las leyes de la Evolución.

            Los ocultistas o esotéricos saben que todos fuimos diferenciados dentro de Dios y se nos dio la Tierra como una gran escuela y un gran campo de experimentación, al que venimos repetidas y constantes veces, para ir desenvolviendo paulatina pero seguramente los valores espirituales, transformándolos en energías dinámicas, actuantes y divinas. Las condiciones de cada vida son resultantes de los méritos realizados en las anteriores, dando a cada uno el ambiente y las posibilidad que más le correspondan y le convengan, para el nuevo paso en el sendero de la Evolución. Nadie se perderá, porque sino sería perderse una parte de Dios, muy al contrario, por el proceso seguido de grados lentos pero sucesivos, iremos abandonando el error temporal, base de nuestra experiencia, para alcanzar, en el final de la Evolución, la altísima categoría de creadores. No recordamos las exigencias pasadas, porque para cada vida tiene que construirse un nuevo cerebro y aún no somos capaces de grabar los acontecimientos pasados, pero éstos se revelan por las cualidades particulares que desde el comienzo manifestamos en cada vida, que denuncias que en alguna parte o en algún momento las cultivamos. Son esas virtudes innatas que determinan la individualidad de cada uno, como consecuencia de un pasado y que se manifiestan espontáneamente, además esta verdad - de que nuestro cerebro no consigue todavía grabar el pasado en cada nueva vida - tiene otro aspecto profundo y misericordioso de Dios que nos hace dedicarle más reverencia y más gratitud: nuestro pasado, como principiantes, guarda errores cometidos que Dios hace que olvidemos para que tengamos el coraje de mirarnos y tratarnos unos a los otros, con mayor confianza, ésta nos faltaría, posiblemente, si la acumulación de hechos pasados nos chocara terriblemente, lanzándonos unos contra otros, agravando de forma intolerable las relaciones humanas. Todavía esta certeza la manifestamos inconscientemente cuando nos encontramos con una persona por la primera vez: el Espíritu internamente siente de inmediato simpatía o no, reconociendo un amigo o alguien que no lo fue, la causa es la que antecede.

 

 

La finalidad de la Obra de Cristián Rosenkreuz

 

 

            Tiene su origen en los principios de nuestra Evolución el desenvolvimiento de dos linajes, bien caracterizados en nuestra humanidad: una parte obediente, simbolizada por Seth, que sucedió a Abel, que todo lo espera de Dios y que es representada por los clérigos, que dedican su existencia y capacidad en el sentido de propagar el sentimiento a Dios y hacer debidamente devotos a los seres humanos, una segunda clase, el linaje de Caín, que son los que dirigieron sus fuerzas en las labores del mundo, labrando los campos, creando el artesanato, las industrias y edificando el mundo como está hoy, son los artífices del mundo, pero que desenvolviendo sus fogosos poderes creadores fueron materializándose y olvidando la devoción. Las dos instituciones existentes, el Catolicismo y la Masonería, son consecuencias de un linaje y de otro. Uno de los aspectos de la construcción del Templo de Salomón es hacer evidente las labores de estos dos linajes: el Rey Salomón, sabio y devoto, imagina la construcción, de un gran templo para adorar a Dios y trata para construirlo al mayor artífice en su tiempo, Hiram Abiff, el gran constructor, que con sus habilidosos operarios realiza la magna Obra. Son los dos linajes en función. Cuando llega la Reina de Saba - la humanidad - atraída por la magnificencia y el esplendor de la Obra, no sabe si apreciar más la sabiduría y devoción del Rey Salomón, que fue capaz de planear tan gran Templo para Dios o propiamente su realizador, que con arte indecible le había dado forma concreta. La incertidumbre de la Reina de Sava - que bien representa la fluctuante tendencia del mundo, que ora toma un rumbo y después otro - es un acicate para el espíritu creador de Hiram Abiff que, para superarse, emprende su mayor esfuerzo: la realización del “mar fundido” o supremo crisol, pero sucumbe por la traición y los celos despertados por su labor. Los Masones fundan en este drama, que simboliza tan bien las entrechocadas fuerzas del mundo, su propia leyenda, afirmando que Hiram Abiff al hundirse en el crisol, llega a su progenitor Caín, que le entrega “una nueva palabra” y “un nuevo martillo”.

            El León de Judá, el Cristo Cósmico, resucita, en sentido simbólico, a Lázaro - Hiram Abiff - y le entrega el nuevo mandato, para que la nueva palabra sea cumplida y el nuevo martillo sea usado. Dando cumplimiento, Cristián Rosenkreuz, el Lázaro del siglo XIII, inicia el movimiento Cristiano Rosacruz en la Europa, impartiendo una enseñanza técnico - religiosa indispensable para la mentalidad el momento actual. Tomando inicialmente una forma reservada, compatible con la época de terribles persecuciones religiosas, llega a su forma pública, por la primera vez, en el siglo XX, promulgada por la Fraternidad Rosacruz.

            Un linaje no destruye al otro, muy al contrario, están uniéndose definitivamente bajo el amparo del Cristo, el Pacificador, que al mismo tiempo que comanda a Hiram Abiff en su forma moderna de Cristián Rosenkreuz, comanda de la misma forma al Rey Salomón - Jesús, nuestro Hermano Mayor - que está incumbido de desenvolver en la humanidad el lado espiritual de la vida y contrarrestar el creciente materialismo, lo que viene siendo cumplido también.

            Hay una perfecta relación y concordancia en la Dirección Divina, que piadosa y amorosamente conduce a todos para la perfección, puliendo cuidadosamente los caracteres sin excepción, por lo que debemos de pasar fatalmente por todas las experiencias que nos conduzcan al fin perseguido. Es así que mientras no haya arrepentimiento y la reforma indispensable, habrá la lección de una ley persistente que dará pacientemente las lecciones sabias necesarias, mismo que a veces estas se revistan de mucha severidad, mostrándonos que si sufrimos un efecto es porque detrás hay una causa que lo produce, que debemos corregir, para que pueda cesar el efecto que sufrimos.

            Persigue esta finalidad la Obra de Cristián Rosenkreuz cuando da la nueva palabra y el nuevo martillo. Todo el mal existente radica en que el Espíritu Individual, a pesar del tiempo transcurrido, no consigue limitarse en sus actos, de ahí la nueva palabra, “el dominio propio” que todos tenemos que alcanzar, no confundiendo con el dominio que pueda eventualmente ejercerse sobre los demás, que no es tan difícil cuanto el dominarse a sí mismo, con este propósito son todos los esfuerzos de la Evolución presente. El nuevo martillo significa “la cruz del dolor” que valerosamente debe de cargar cada uno de los que así vayan sintiendo y entendiendo, única forma de seguir al Señor Cristo que lo anunció cuando dijo: quien quiera tomara su cruz y lo siguiera. Esta cruz personal es el peso del pasado error que tenemos que soportar individualmente, como Cristo soporta la del Mundo, que es el mal del conjunto. El que pretenda ser pequeño Cristo, imita al Señor cargando su cruz: no como castigo, sino ahora con amor y tolerancia por el error de los demás, para a su vez amando a sus enemigos, ser perdonado.

 

 

El Sendero del Místico y del Intelectual

 

 

            La Filosofía Rosacruz descubriendo el origen, presente desenvolvimiento y adelanto futuro de la humanidad, en forma definida, ordenada y lógica - mostrando los aspectos espiritual y científico - esclarece la mente, haciéndola piadosa, y fortalece el corazón que sintiendo a Dios, quiere cooperar conscientemente en el Plan Evolutivo. Hay seres que desenvolvieron principalmente corazón, son naturalmente dados a sentir y aman como un imperativo interno, son devotos y aceptan todas las vicisitudes de la vida como voluntad de Dios, que tiene que ser cumplida, son los llamados místicos. La antítesis de los místicos son los intelectuales que habiendo cultivado principalmente el cerebro, éste les exige para todo explicaciones y no tienen tendencias devocionales. El desenvolvimiento tanto en el místico como en el intelectual es unilateral y no es suficiente. La finalidad de la Evolución es que se desenvuelvan todos los valores y no unos en detrimento o perjuicio de otros, como en estos dos casos; el místico sólo tiende a desenvolver el corazón y el intelectual solamente la mente, creando un conflicto, pues el místico queriendo apenas hacer el bien pero sin discernimiento, puede ser conducido a un mal y el intelectual enfriando demasiado su corazón termina en una mal peor aún, anormalizándose en su desenvolvimiento.

            Es por lo que antecede que el presente crecimiento exige una educación técnico - religiosa que tanto satisfaga e impulse a la mente como al corazón. Es lo que viene a cumplir la Enseñanza Rosacruz.

            Explicaciones amorosas dirigidas al corazón del místico, aumenta su reverencia y devoción para el Creador, le despiertan y cultivan su mente, dándole el discernimiento indispensable para no equivocar y proceder más sabia y ciertamente, lo aparta del error a que lo conduciría la anulación de la mente. El intelectual al comprender y sentir el Plan de Dios, de sabiduría, justicia, misericordia y bondad, reverencia al Gran Arquitecto y va aprendiendo poco a poco a desenvolver las fibras de su corazón, tornándose piadoso y amoroso, sintiendo la dulzura del amor y del desprendimiento, que lo hace tolerante y bueno. Así los dos senderos, del místico y del intelectual, van insensiblemente aproximándose uno a otro, hasta que en el fin se unen definitivamente. Cúmplese así la finalidad de la existencia, que propicia el florecer de todas las cualidades, ofreciendo para esto todas las oportunidades que sean necesarias. La Epigénesis, a su vez, hace cultivar la individualidad que se mantiene como característica, incentivando en cada ser las tendencias peculiares e intrínsecas, hasta alcanzar al genio. Es la belleza, sabia y bondadosa del maravilloso Plan del Creador que incesantemente trabaja con esta finalidad y que acaricia suavemente en lo recóndito del alma, con la dulce voz del silencio, llamando a cada uno a ser cooperador abnegado e inteligente, en la magna Obra de la Creación.

 

 

Religión, Arte y Ciencia

 

 

            Quien va despertando el ansia de comprender y sentir el Plan de Dios se maravilla al ir conociendo y contrastando los incesante impulsos que son dados para el progreso humano, no importando la demora que implique llegar al ideal de la perfección, sino que esta tiene que ser alcanzada por todos. Examinando el estado del mundo puede surgir la sospecha de que no será posible, con todas sus miseria morales, terribles contrastes e imperfecciones, pero los sentidos humanos son limitados aún. La comprobación de la exactitud y excelsitud del Plan está en el adelanto sublime de nuestros Hermanos Mayores que habiendo ya superado el progreso posible en la Tierra, no necesitan renacer más, van aplicando la sabiduría alcanzada, como agentes del bien, desde los Planos Invisibles. Renacen solamente los Egos que justamente les siguen, en toda clase de grados, hasta el más elemental. Así se justifica el panorama heterogéneo del mundo, formado, en general, por los menos adelantados.

            Religión, Arte y Ciencia son los tres medios educativos principalmente usados para el progreso de la humanidad, que accionan juntos o separados de acuerdo a la conveniencia de la propia humanidad. Recordamos, por ejemplo, la memorable época áurea de progreso de la Grecia Antigua, que en sus Escuelas se enseñaban juntos estos tres medios. Después se hizo necesario separarlos, procurando primero la Religión, después del impulso Crístico, ayudar a la humanidad. Esto fue conseguido en parte, aunque la Edad Media se caracterizó por su tremendo oscurantismo y terrible persecuciones religiosas, esto no contradice el método empleado, apenas hizo evidente el atraso en responder la humanidad y la paciente labor del cielo que espera los resultados. El llamado Renacimiento muestra un gran impulso dado al Arte que con su armonía y belleza envolvió a la humanidad, marcando definidamente una época, esta fue relativamente corta, porque la Religión, soberana, consiguió aprisionar el Arte para sí y el Arte quedó subyugado a la religión. Ahora asistimos a una revolución de la Ciencia, que sorprende y maravilla, con los enormes progresos alcanzados últimamente, es una muestra de las posibles capacidades humanas. Pero la Ciencia, independiente, se mantiene separada de la religión y comprobamos nuevamente una anomalía: el científico, de modo general, adormece su sentimiento religioso. Entiéndase que el religioso convencional o social no es religioso en el verdadero sentido.

            Evidentemente está llegando de nuevo la conveniencia de unir nuevamente la Religión, el Arte y la ciencia, sin estrangulamiento de un principio en favor de otro, muy al contrario: unirse, pero manteniendo el esplendor particular alcanzando independientemente y cooperando un principio en beneficio de los otros dos y viceversa, evolucionando los tres principios suficientemente como para amalgamarse entre sí, sin anularse. Esto persigue el Movimiento Rosacruz moderno cuando procura espiritualizar a la Ciencia y hacer científica a la Religión, el Arte daría belleza y correspondencia a ambas, Ciencia y Religión, haciendo evidente lo bueno y lo verdadero. Los tres principios, en su expresión suprema, asumirían el ideal, evolucionando la Religión, haciéndose científica, y artística, enseñando a vivir la vida de forma hermosa y estudiando las leyes que rigen el Cosmos, la Ciencia se completaría, siendo artística y religiosa, reverenciando las leyes de Dios y enalteciendo la salud y armonía de la vida, finalmente el Arte sería científico y religioso, enseñando el amor a Dios y a profundizar las leyes de la Creación. Los tres principios están manifestados en el sentido oculto del

 

 

Padre Nuestro

 

 

            El Padre Nuestro fue dado por el Señor Cristo para que lo divulgasen los Apóstoles, como una expresión del dulce Cristianismo y como una fórmula científica y artística que abarca siete oraciones en una, una oración para cada uno de los siete principios que existen en cada ser, que en el Padre Nuestro adora a Dios y a la Trinidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. La Santa oración del Padre Nuestro, cuando es expresada en todo su sentido oculto, tiene una trascendental influencia para la triplicidad espiritual que es el Ego humano y para la cadena de sus cuatro vehículos, por los que se manifiesta. Cuando es pronunciado el Padre Nuestro con profunda devoción, es el Espíritu interno, universal, que ama, reverencia y quiere unirse a Dios que está en los Cielos diciendo “Padre nuestro que estás en los Cielos”. A seguir el tríplice Espíritu se expresa por cada uno de sus aspectos: el Espíritu de Vida reverencia al Salvador, Señor Cristo, cuando dice “Vénganos tu reino”, el Espíritu Divino se inclina ante el Padre, el Señor de la Mente, cuando dice “Hágase tu voluntad en la Tierra como es en los Cielos”. La segunda parte del Padre Nuestro es el tríplice Espíritu pidiendo por su tríplice cuerpo y por su mente: el Espíritu Divino pide por su contraparte el cuerpo denso cuando dice “El pan nuestro de cada día dánoslo hoy” el Espíritu de Vida pide por su contraparte el cuerpo vital cuando dice “Perdona nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores”, porque tiene influencia en el carácter la constitución del cuerpo vital, finalmente el Espíritu Humano pide por su contraparte el cuerpo de deseos cuando dice “No nos dejéis caer en la tentación”, refiriéndose a la tentación inferior del cuerpo de deseos, y el tríplice Espíritu termina pidiendo por la mente que sirve de enlace y comunicación al tríplice Espíritu con sus cuerpos, cuando dice “Y líbranos del mal” (de la mente perturbada). Amén es la expresión de encerramiento: que así sea. Lo demás que se agrega no fue dejado por el Señor Cristo.

            Como el Padre Nuestro tiene un sentido oculto tan completo, así también la enseñanza del Señor Cristo a sus discípulos fue una educación esotérica, iniciática, evidenciada cuando los llevaba a la “Montaña”, a las alturas de los Mundos Invisibles. Quien pueda sospechar que hay engaño de interpretación verifique en la topografía de los Santos Lugares que no existen montañas, por lo contrario se caracteriza a lo sumo por suaves ondulaciones. Por lo mismo cuando aparece la expresión de “Mar bravío” se refiere al Mundo de Deseos inferior, con sus terribles corrientes.

            Rogamos al Supremo Hacedor sea comprendida la finalidad de este tema sobre desenvolvimiento de la Religión, que es procurar que se cumpla el doble mandamiento de “Amar a Dios sobre todas las cosas” y “Al prójimo como a sí mismo, que cada uno coopere con las sabias leyes de Dios, dando su parte de bien para sus hermanos y el Mundo y que el nuevo Evangelio de perdón y tolerancia vaya siendo una realidad, que perdonándonos los une a los otros se inaugure la nueva época cantada por los Ángeles de “Buena voluntad y entendimiento entre los hombres”. Amor, amor y perdón para todos, para que también seamos perdonados, como dice San Francisco de Assís ( 1182 - 1226 ).

 

                                   Señor, hazme instrumento de tu paz.

      Donde haya odio, siembre yo amor,

                                   donde haya injuria, perdón; donde

                                   haya duda, fe: donde haya desaliento,

                                   esperanza, donde haya sombras, luz,

                                   donde haya tristeza, alegría.

                                   Oh, Divino Maestro Concédeme que

                                   no busque ser consolado, sino consolar.

                                   Que no busque ser comprendido,

                                   sino comprender. Que no busque ser

                                   amado, sino amar. Porque dando es

                                   como recibimos, perdonando es como

                                   Tú nos perdonas. Y muriendo en Tí

                                   es como nacemos a la vida eterna.          

 

 

 

 

 

REVELACIONES DE LOS ROSACRUCES

 

 

 

 

 

SANTUÁRIO ROSACRUZ MAX HEINDEL

 Fundador: Roberto Ruggiero

 

Casilla de Correo 20071 - UPAEP

MONTEVIDEO - URUGUAY 

juanrezzano@yahoo.com.ar