Make your own free website on Tripod.com

           

Conferencias Rosacruces

 

Frater Roberto Ruggiero Grimaldi

 

 

Roberto Ruggiero Grimaldi (1910-1997)

 

 

La Palabra de Poder

 

 

            Queridos amigos: Procuraremos que el tiempo que pasamos juntos pueda ser de utilidad.

            Como comentando el “pensamiento del mes” tratamos, dentro de nuestro entendimiento, lo que es la Piedra Filosofal, nos gustaría completar el tema, hablando de la Palabra Perdida, o sea, la Palabra de Poder. ¿Qué se entiende por esto?

            Para comenzar, todos conocen, por la Enseñanza Bíblica, cómo en la Última Cena el Señor dio de beber el Cáliz, que representaba la Nueva Dispensación, una Nueva Alianza que realizaba el Cristo con la humanidad, un nuevo Pacto. Siempre, con la ayuda de los Cielos (y en este caso del Cristo), las condiciones y necesidades humanas fueron cambiando a través de los tiempos. Para entender en qué consistieron estos cambios, tenemos que repasar en parte el pasado, en que se cumplieron finalidades precisas y que permitieron o posibilitaron las condiciones de hoy, y en que la alimentación fue un factor.

            La alimentación cooperó, de acuerdo a las condiciones existentes en las distintas etapas, sirviendo de estímulo al progreso evolutivo; proceso muy largo, hasta alcanzar el presente estado. Lo que queremos decir es que costó muchísimo y abarcó mucho tiempo alcanzar las actuales condiciones, en que nos sentimos tan bien, que nos parecen naturales, por la perfección y sabiduría Celeste empleada. Para apreciar debidamente lo realizado con la humanidad y sentir la realidad y el valor de todo lo que disponemos, conviene conocer en qué consistieron los cambios, para comprender, como consecuencia, los tiempos que vendrán y las posibilidades extraordinarias que llegarán, si hacemos méritos para merecerlas. La Enseñanza quiere alertarlos en este sentido.

            Continuemos. El proceso primero fue totalmente inconsciente; la humanidad no tenía conciencia del mundo material que se estaba preparando para servirle de ambiente evolutivo, y al mismo tiempo que se le iba suministrando los medios o vehículos necesarios, hasta alcanzar la etapa de hoy, en que hemos conseguido una sincronización tan perfecta que ni la percibimos. Actuamos tan naturalmente, con medios tan eficaces y extraordinarios, que hasta pasamos a desconocerlos, tan bien funcionan. Esa es la realidad. Además de un continuado renovar de condiciones a través de los tiempos, para que nuevas circunstancias y más perfectas pudieran tener lugar. Es así que se habla de Adán, que fue el hombre primitivo, el primero, vamos a decir, pero que nunca fue un solo hombre sino que abarcó el género humano de la época, y que estaba compuesto o era de la misma tierra. Como eran los tiempos así, tan antiguos, no vamos a sospechar que hablando de Adán como el hombre de la tierra, creamos que estaba compuesto de las condiciones minerales de hoy, porque estas son el resultado de un proceso muy largo, en el tiempo.

            El primer cuerpo que tuvo la humanidad era constituido de la sustancia de la época, que era, naturalmente, etérica; no nos debemos extrañar al decir que era de la tierra existente, cuando el propio gas es mineral. Lo que interesa saber es que la condición primera fue totalmente mineral y por consecuencia inerte, es decir: composición que no tenía vida ni movimiento; era una situación completamente estática, en que se sufría los impactos de las circunstancias y de otras humanidades adelantadas, que imprimían en nuestra nueva ola evolutiva un impulso, que algún día se iba a transformar en vida y poder, que hoy alcanzamos.

            Pero en la segunda época se nombra a Caín como representante de ese tiempo, ya con un cuerpo que tenía vitalidad; que se sustentaba con el vegetal existente, es decir, con una sustancia también similar. Después de contar con el cuerpo denso que iba a servir de base al cuerpo actual, se le vitalizó, se le dio vida, se le dio funcionamiento y vitalidad y esa es la característica de la segunda época, simbolizada por Caín. Dijimos que no es un ser sino que simboliza un conjunto de seres que están evolucionando.

            Todavía - y siguiendo ciclos cada vez más completos - surge Abel, que es el Pastor; se simboliza como la tercera época, en donde se agregó un cuerpo de deseos, estimulado ese cuerpo de deseos por una bebida, leche, vamos a decir, del reino animal. Pero no sospechemos que Abel comiera carne, porque no era todavía el momento. El cuerpo de deseos era suficientemente estimulado por la condición láctea del reino animal.

            Todavía, cuando se le acrecienta la Mente al ser humano, para completar el conjunto de vehículos que iba a necesitar, el desgaste mental que destruye células, que destruye tejidos, que hay que reponer con proteínas para reconstruir los desgastes que produce la Mente, aparece el Nimrod, el gran cazador de que habla la Biblia, que ya se alimentó a su igual, con carne. Fueron circunstancias.

            Comienza la quinta época, la actual, la ariana, y la presencia del Cristo hace que la modalidad ahora vaya cambiando. Nimrod, el cazador, se estimulaba con el vino, producto de la vid, fermentado. El producto alcohólico no deja de destruir, de atraer la muerte, de ser un veneno. No es una falla en las disposiciones. Fue apenas una necesidad del momento. La humanidad, todavía más familiarizada con los mundo de donde procedía, mundo espirituales, no se apegaba a las condiciones de la Tierra, no conseguía aprovechar lo que el ambiente material le iba a ofrecer como medio de progreso; en la actividad, el aprendizaje, las lecciones del medio ambiente van exigiendo una mayor actividad y en la actividad viene la experiencia correspondiente. La apatía existente hizo que se incluyera en la alimentación un medio de estímulo; el vino adhirió a las condiciones materiales y la humanidad las vivió intensamente; de eso no tenemos duda; asistimos a una realidad que sobrepasó todas las perspectivas. Pero ahora un nuevo cambio tiene que producirse. Cuando el Cristo dio de beber a los discípulos, dijo: Bebed de mi sangre, comed el pan de mi cuerpo. Pero en ningún momento el Cristo bebió del fruto de la vid, porque Él no lo necesitaba. El no precisaba ningún estímulo. Queremos recalcar esto: Él no precisaba ningún estímulo. Tiene un significado totalmente diferente.

            “Comed del pan que es mi cuerpo” porque Él iba a ser el Regente de la Tierra y nosotros todos, no solamente los discípulos, íbamos a vivir de su sacrificio, en su medio, en la Tierra, lo estamos haciendo. Estamos comiendo del pan de la vida que Él nos ofrece con Su sacrificio. Y beber el vino representa vivir la vida que Él nos ofrece nos transmite con su enorme esfuerzo. Esto no es simbolismo. Pueden ser las palabras simbólicas, pero esto son hechos, son hechos que tenemos que conocer para encuadrarnos en la realidad. Si. Si por un momento pudieran dudar, están todos los hechos están los hechos bíblicos que explican la venida de un ser extraordinario que a su paso hacía lo increíble y que termina mártir, en un sacrificio de abnegación, para dar la última prueba de su bondad. Se simboliza como un cordero para mostrar un ejemplo, la máxima exposición de tolerancia y bondad. Nuestro rasocinio nos dice: si realizaba para los demás podía haber realizado para Él mismo. Se burlaron de Él diciendo: si eres un enviado sálvate a Tí mismo. Pero ese es un entendimiento inferior, infantil; cuando un gran ser actúa, actúa en medidas diferentes a las conocidas y a las generales. Por eso hay que profundizar, hay que procurar estudiar, hay que procurar comprender que Él propicia nuevas posibilidades. Se va desterrando ahora el vino como medida conveniente, porque ya no va siendo más necesario. Queda el hábito, no hay duda, pero el hábito se va perdiendo poco a poco con las nuevas costumbres.

            Todavía, el desgaste de una vida material, dinámica, activa, y muy cansativa, hace recurrir a bebidas estimulantes, pero eso es una etapa que irá quedando para atrás. Poco a poco está habiendo una disposición a sublimizar los actos humanos. Aunque no llegó la culminación. Al contrario, asistimos todavía a un mundo un poco en desorden o muy en desorden. Pero a veces hay que desordenar las cosas para después arreglarlas definitivamente. Entonces, aceptemos lo actual, pero imaginando lo futuro. Y lo futuro es alcanzar esa Palabra Perdida, transformándola en una Palabra de Poder.

            ¿Qué hay que hacer par llegar a esa Palabra de Poder? Hay un método. Dijimos que la Piedra Filosofal, en el tema anterior, se va construyendo por una alquimia interna que va ascendiendo hasta el cerebro, calentando las dos glándulas, pineal y pituitaria; hacen un puente que abre la visión y la posibilidad de partir para los mundos invisibles. Es una posibilidad, aunque bastante distante para la vida común. Pero hay también en ese proceso formativo, una consecuencia: va ascendiendo, como un tallo de una flor que sube hacia el sol, va ascendiendo por ese mismo proceso hacia la laringe y economizando cierta fuerza.

            Cuando en ese proceso de sublimación de nuestros sentimientos vayamos sintiendo la necesidad de ciertas economías, esas fuerzas en lugar de gastarlas mal, se van economizando y van ascendiendo hacia nuestra cabeza y producen algo nuevo y extraordinario: un nuevo órgano, etéreo, por cierto, se va formando. Cuando hoy expresamos las palabras es un proceso muscular de combinación de la laringe, la lengua y los labios, que con aire que sale de los pulmones produce un sonido. Pero la “nueva palabra de poder” será posible cuando este nuevo órgano etéreo, por la economía de la fuerza sexual se pueda formar; entonces la laringe, sin el esfuerzo muscular de ahora, sino por el poder de ese nuevo órgano, irá emitiendo una palabra capaz de vida, capaz de la palabra nueva que sería de poder, sería capaz de dar vida a lo inerte. Es una posibilidad humana.

            Los Querubines dijeron” vamos a hacer a la humanidad a igual y semejanza nuestra”. ¿Qué son? Creadores. ¿Y por qué? Nosotros que luchamos y sufrimos, nosotros que tenemos las mismas inquietudes de un Dios; Las mismas, porque un Dios crea una ambiente enorme, pero en nuestro medio, nosotros también hacemos esfuerzos, microesfuerzos, naturalmente, pero los mismos esfuerzos, porque estamos siendo educados en los mismos principios: en principios creadores, que aún no dominamos, pero que iremos dominado poco a poco. Entonces, si nos vamos conduciendo dentro de nueva comprensión, en un nuevo entendimiento, iremos haciendo algo en nuestro interior que se va formando como consecuencia. Es el órgano de poder y también se habla simbólicamente, se supone unas bodas dentro de la humanidad y su Salvador y entonces se dice: formar el órgano de poder y el cuerpo - alma que permita vivir con conciencia, simultáneamente, las dos etapas, las material que vivimos y la espiritual, que también vivimos durante la noche.

            La Filosofía Rosacruz descubre hechos que pasan aún totalmente desconocidos, pero que son enormemente reales. Vivimos en estos momentos las dos etapas, pero la etapa de las horas de la noche transcurren solamente para restaurar un cuerpo físico. Recuerdos se traen muy pocos, se traen vagos, ahora. Pero a través de una educación continuada, metódica y cierta se alcanzará la otra posibilidad.

            Cuando educamos a través de la enseñanza, - la enseñanza es eminentemente intelectual, va a la mente, va a la razón -, educamos por medio de un conocimiento lógico que va explicando hechos, que no siempre se pueden comprobar sino por las consecuencias, por lo que disponemos. Aunque cierto mecanismo técnico se nos escape aún, pero tenemos los resultados a nuestra disposición, que nos justifican, que nos obligan a pensar que hay un proceso detrás que lo posibilita. Pero cuando decimos que la filosofía procura instruir para ampliar el discernimiento, lo hacemos como un medio y no como un fin.

            La Institución Rosacruz procura, antes que todo, hacer cristianos místicos, antes que intelectuales. Pero no es bastante ser un místico. Un místico es una expresión de bondad, un místico es un idealista, un místico es un ser capaz del mayor esfuerzo. No es bastante para nosotros. Nosotros queremos que el místico se eduque científicamente. La sabiduría está en el saber dar, pero con la sabiduría correspondiente. No la desmedida medida de querer dar sin el discernimiento y sin medir escándalos o consecuencias o equivocaciones. Queremos que el místico se desenvuelva con capacidad, se haga científico, actúe con saber. Tenemos también el que estudia intelectualmente, el que busca el conocimiento para saber, para sentirse más seguro por sí y siempre para sí. Eso tememos: no es nuestra finalidad. El frío intelecto es capaz de los más graves errores. El frío intelecto, tenemos como ejemplo máximo, la última contienda mundial. La última guerra se inició haciendo uso de ciertos conocimientos, que se aprovecharon para hacer atrocidades. Se siguieron ciertos aspectos planetarios favorables, se aprovecharon para destruir, para el mal. Eso es el peligro tremendo del frío intelecto.

            El sentimiento nunca es capaz de llegar a ese nivel. Por eso cuando observamos aspirantes a la luz que se supeditan nada más que al estudio por el estudio mismo y por el conocimiento, tenemos enorme temor. Hasta nos apena que sea tan mal interpretada la finalidad del estudio. El estudio sirve en la medida que ayuda a ser mejores, a ser más útiles al conjunto, a servirnos unos a los otros. Pero nunca se llegará a esto que estamos procurando exponer como una meta, además de la Piedra Filosofal, a alcanzar la Palabra Nueva de Poder, sino sólo se puede alcanzar por la abnegación.

            Hay seres que en parte la han alcanzado; hoy se consideran Auxiliares Invisibles de la humanidad, porque no son visibles pero están auxiliando, están usando, en gran parte, la Palabra de Poder; la están empleando para curar. Muchas y muchas curaciones físicas del mundo, de enfermos que en determinado momento están en suma gravedad y sorprendentemente realizan una cura, se debe a auxilios invisibles, se debe al uso de esta palabra de poder que hoy expresamos como tema y como esperanza, que estamos determinando en qué consiste. Hay auxiliares que hacen eso. Toda la humanidad podrá llegar.

            Cuando el Cristo pasó por la Tierra todo lo que hizo no fue improvisado; fue dejar bases de enseñanzas y de posibilidades. Todavía Él llegó a afirmar que lo que Él realizaba y más todavía iba a realizar la humanidad. Repetimos esto porque es un promesa. Luego no sospechemos que pueda ser sin fundamento. Por todo lo que realizó merece que su palabra se tenga en consideración. Aseguró que lo que Él realizaba, que eran cosas extraordinarias, realizaría la humanidad. Porque como más de una vez hemos dicho no nos veía como éramos, sino nos veía como íbamos a ser, lo que íbamos a alcanzar a través del tiempo, a través de este trabajo que realiza la Tierra, posibilitándonos en ella.

            Todavía, lo que somos realmente, el ser verdadero, está un tanto adormecido. Esas condiciones de ciertos excesos, de cierto desenfreno, de ciertos errores, de ciertas equivocaciones, han mutilado, en parte, al ser, le ha cortado posibilidades. El ser que actúa, actúa en general como una imitación de lo que realmente es, como un disfraz de lo que realmente es. El espíritu divino en cada uno tiene que ir despertando poco a poco a las nuevas costumbres más elevadas. El alcohol va adormeciendo; va a mantener al ser adormecido. Es necesario ir evitándolo poco a poco.

            Nosotros aseguramos que no es lo más importante lo que entra por la boca, alimentación, bebida, sino lo que sale, es decir, nuestra acción, nuestra palabra. Es más importante lo que hacemos. Pero tiene mucha importancia la forma en que nos alimentamos y cómo está compuesta nuestra bebida. No somos partidarios de dejar la carne totalmente; pero sí, sabemos que la carne proviene de un reino que está en una etapa inferior; es eso lo que llevamos a nuestro organismo. Así que dentro de la enseñanza se va invitando poco apoco a dejar con mucha cautela la alimentación a base de carne, a ir sustituyéndola con mucho cuidado por alimentos equivalentes en proteínas, porque la vida que se realiza es enormemente activa y toda acción, tanto física como de deseos y mental destruye células, destruye el organismo y viene el decaimiento. Queremos, y es necesario, la vida activa. La sabiduría no está en acumular, sino mejor, en ir matizando: ni un exceso en un sentido ni en el otro. En la alimentación, ir poco a poco reduciendo nuestra cuota de carne y sustituirla por alimentación vegetariana adecuada y que tenga suficiente valor nutritivo para que no venga el decaimiento y al perder energía se pierda actividad.

            Entonces, se va llevando al organismo nutrición más fresca, más pura. El vegetal no tiene todavía cuerpo de deseos. Entonces es la alimentación más pura, ideal, cuando es posible adquirirla o tomarla como corresponde, como necesita nuestro organismo: verduras frescas, fruta fresca. Vds. dirán: están tan caras las frutas ! Es verdad. Todo se lucha en un medio restringido por el aspecto económico. Pero es posible ir armonizando todo, ir alimentando nuestro organismo de forma más sabia. Y naturalmente el agua va suavizando los ímpetus de nuestra sangre, nos va ayudando a que nuestra acción sea más suave, más pura, más serena; el alcohol excita nuestro organismo, nos hace violentos, nos hace reaccionar, nos hace equivocar.

            Por esto “la nueva dispensación”, que va incluyendo el agua como suavizante, como tranquilizador de nuestro organismo. Entiendan, que hablamos con suma precaución para no confundirles. Sabemos que hay hábitos arraigados; pero vamos sembrando poco a poco nuevas ideas, para que estas ideas vayan beneficiando al ser y nuestro conjunto de vehículos nos responda más a nuestro nuevo pensamiento, porque estamos pensando, estamos deseando de forma nueva y tenemos que adaptar también los medios porque de ellos dependemos para que nuestra acción esté más de acuerdo. Si nos vamos conteniendo poco a poco, pero más que contención es cambio, no es matar el deseo, no es decir yo cambio porque yo quiero, yo lo deseo, yo mando; porque se inicia una lucha que no se sabe los resultados. Ese no es el método que más aconsejamos, porque puede emprenderse un esfuerzo y el ser caer fracasado. El método que siempre dará buenos resultados es el cambio metódico, de comenzar a sentir diferente. Si percibimos en nosotros reacciones, comencemos a suavizarlas. Si percibimos en nosotros rencores, detengámonos a suavizarlos también. Empecemos a dar lugar a sentimientos más de perdón, más de comprensión, más de acercamiento. Y tengan certeza absoluta que ese método irá produciendo, si se sabe ser perseverante, irá produciendo el cambio correspondiente. Y así la criatura humana se va transformando y va alcanzando el destino que le corresponde.

            Entonces esa nueva “palabra de poder”, que es una esperanza, que está un tanto alejada por ahora, irá aproximándose poco a poco. Ese cuerpo - alma que permite el triunfo definitivo de la humanidad, que otros lo consiguieron, es posible que también sea alcanzado siguiendo con un método prudente, metódico, pero sobre todo persistente. Y entonces vamos viendo que si usamos los métodos que corresponden, iremos alcanzando poco a poco otras posibilidades.

            La enseñanza procura despertar estas inquietudes, va invitando. Por esto no se tornen extravagantes, no hagan que los demás los miren como personas raras o extrañas, sino hagan que la conducta sea una expresión tal de bondad, que haga que los demás sientan la necesidad de aproximarse. Aunque nosotros, para poder dirigir y poder explicar ciertas ideas precisemos de la palabra, ésta, a veces, en ciertas circunstancias, casi ni es necesaria. Una actitud de bondad, de acercamiento, a veces valen por un discurso. Y esto está al alcance de todos. Sobre todo, si nos vamos educando de forma de ir sacando de nuestra mente los pensamientos que nos puedan turbar; si sabemos que las circunstancias, para todos sin excepción, forman parte de la experiencia de la vida, no siempre son totalmente favorables, entone, no demos lugar a pensamientos pesimistas.

            Si entendemos que todo tiene su por qué, si vamos dando lugar a una fe permanente que nos dice que todo será posible alcanzar, vamos dejando esos pensamientos sin luchar, los vamos dejando de lado como ya innecesarios, vamos dando lugar a la esperanza. Que fulano me hace esto, que zutano me hace lo otro, que tuve esta contrariedad, si seguimos pensando, nos rodeamos de esas imágenes, que terminan agobiándonos. Si abrimos nuestro entendimiento a la tolerancia, al perdón y vamos dando lugar a la esperanza, vamos aireando nuestra mente, vamos purificando nuestro cuerpo de deseos. Porque cuando pensamos con rencor, con disgusto, con encono, atraemos un material que sólo nos perjudica. Pero si ese material lo vamos dejando de lado porque no lo precisamos más, porque vamos entendiendo que es otra la finalidad de la vida y sin hacer exposiciones, como dijimos, sino simplemente con serenidad, con bondad, vamos nosotros mismos construyendo un nuevo ser dentro de nosotros, ese ser actuará manifestándose en formas diferentes, formas más constructivas y más ciertas. Y esa alquimia interna se va produciendo poco a poco y nos hará alcanzar lo que ya nuestra mente, nuestra imaginación y nuestros deseos ya van aspirando: un alcanzar que después no tiene límites. Se manifiesta, finalmente, el ser verdadero, el ser eterno e inmortal que no tendrá vallas; que aquello que disponga será capaz de realizar.

            Las condiciones que hemos citado de épocas antiguas, pasadas que fueron épocas preparatorias, nos trajeron a estas condiciones: estamos actuando con plena conciencia. ¡Qué es lo que no alcanzaremos de aquí en adelante, si todo tenemos a nuestra disposición! Pero acordémonos que la enseñanza intelectual no es una finalidad, apenas un medio para que desenvolvamos nuestros sentimientos. Alcancemos, algún día, el hermosísimo título de místicos científicos. ¿Qué es? Actuar con bondad y saber. Hemos sufrido, hemos aprendido, hemos vivido épocas estériles de luchas inmensas, a veces con nosotros mismos. Nos hemos perjudicado inútilmente. Ahora comencemos a despojarnos de vestiduras antiguas que ya no nos sirven y comencemos la nueva criatura a manifestar, que está dispuesta a alcanzar “la palabra de poder” cuando llegue el momento propicio. La palabra de poder no es nada más que una facultad agregada a las muchas que poseemos. Si ya tenemos tantas facultades manifestándolas a todo momento, por qué hemos de dudar que nuevas se puedan agregar! Como las que disponemos fueron adquiridas, así adquiriremos las demás. Si creamos dudas, si creemos que es producto de la ilusión, estamos deteniendo el proceso. Demos lugar en nosotros mismos a la esperanza de que así será y procuremos construir por medio de nuestras acciones, de nuestro sentir diferente y de nuestro pensar ordenado a un desenvolvimiento nuevo y más completo que nos haga ser más seguros que nos de la satisfacción de que estamos realizando como queremos y como debemos. Con esto dejamos nuestras palabras de hoy. El pensamiento del mes ha sido completado. Úsenlo. No les pedimos sacrificios ni imposibles; hagan lo posible por el bien de Vds. mismos. Los estamos acompañando de todo corazón, porque en el fondo de estas palabras lo único que hay es un deseo de bien, de que triunfen y sean más felices!.-

 

Agosto de 1980.

 

  

CONFERENCIAS ROSACRUCES

 

 

Por Roberto Ruggiero Grimaldi

 

 

 

La Finalidad Rosacruz

El Verbo se hizo carne, se hizo forma.

La Palabra

Nadie  puede vivir solamente para sí mismo

El llamado del alma interna

Lograr una compasión más profunda, para alcanzar la Iniciación.

El silencia interior

El jinete del caballo blanco.

El cerebro y la mente.

La Estrella de Belén y la Navidad

La Piedra Filosofal y la “palabra perdida” la alcanzan los que la buscan sin mira de gloria, ni vanidad!

La Gracia

El nuevo Pacto

Adaptabilidad, discernimiento y repetición

La Palabra de Poder

 

 

Fotos tomadas en el teatro del Ateneo de Montevideo en el invierno de 1967.

 

 REVELACIONES DE LOS ROSACRUCES

 

- Orden de Temas -

I.  Cómo deben los humanos prepararse para el pasaje llamado muerte, según las enseñanzas Rosacruces y un ciclo completo de existencia. Ejemplo viajero - La Filosofía Rosacruz - Cristián Rosenkreuz y Max Heindel - Diferencias entre los reinos - Los Mundos - La llamada muerte - Cuidados con el que va a partir - Inconveniencias de los cementerios - Panorama de la existencia - Estado Post-Mortem - Purgatorio. 1o., 2o. y 3er. Cielos - Regreso a la Tierra - Nacimientos de los cuerpos - Esquema de un ciclo completo de existencia.

 

II. Las causas espirituales que producen los movimientos sísmicos, según las Enseñanzas de la Filosofía Rosacruz y El materialismo de los últimos años.Salida del Sol y formación de la Tierra - La propagación primitiva, - Aparecimiento de los sexos - Los Señores de Venus o Manús - Ejercitamiento del hombre y de la mujer - Los Ángeles de Lucifer - La caída de la humanidad - El materialismo de los últimos trescientos años - El traslado del sistema en el Zodíaco - Piscis y Acuario - Movimientos sísmicos y erupciones volcánicas - Estratos de la tierra - Erupciones del Vesubio - Los Señores de Mercurio y la Iniciación - La Misión del Cristo Cósmico - Su venida año a año.

 

 III. La Biblia, en su sentido esotérico, según las Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel y La Revelación del Apocalipsis. Sentido velado de la Biblia - El Génesis - Explicación del primero y segundo capítulo - La costilla de Adán - la necesidad del cerebro - El Arco en las nubes - Expulsión del Paraíso - El nuevo Evangelio - El nacimiento en un pesebre y su significado - Los Esenios - Vida de Jesús - Las curas del Cristo - Explicación de Lázaro - El Perdón de los Pecado - El Plan de Salvación - El número de la Bestia - Devoción a Dios.

 

IV. Nadie  puede vivir solamente para sí mismo. Mundo Físico - Región Química y Región Etérica - Funciones de los Éteres - Mundo de Deseos - Mundo de Deseos inferior y “las ondas del mar bravío”  - Mundo de Deseos superior - El sacrificio en bien de los demás - Mundo Mental  - Región Concreta y Región Abstracta - Mundo de Espíritu de Vida - Mundo de Espíritu Divino - Mundo de Espíritus Virginales - Mundo de Dios - Gráfico de los Siete Planos Cósmicos.

 

V. Cómo actuamos en el mundo y nuestra verdadera constitución, según las Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel . Lo que es espiritualidad y lo que no es.. Olvido de los mundos espirituales y el porque - Enseñanzas Occidentales para Occidentales - El hombre posee una décuple constitución - El proceso del pensamiento y de la acción - El Espíritu está limitado por su cuerpo de deseos - Actividades que se realizan durante el sueño - El cordón plateado y su extraordinaria función - Recuerdos de las noches en los llamados sueños - Retrospección y ejercicio matinal - Mediunmidad, hipnotismo y locura - Sublime finalidad del Renacimiento y Ley de Consecuencia - El Espiritualista debe procurar prolongar la existencia.

 

VI. La Creación de Dios, según las Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel .Involución, Evolución y Epigénesis “En el principio era el Verbo” - Grandes Jerarquías Creadoras - Los Siete Períodos de la Creación - Mundos, Globos y Revoluciones - Involución, Evolución y Epigénesis - La diversificación del Período Terrestre - Los Planetas - Recapitulaciones - Esquema del Plan Evolutivo.

 

VII.La labor realizada en el Período Terrestre,según las Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel. Las Razas y el peligro de adherirse a ellas. Época Polar - Época Hiperbórea - Época Lemúrica - Época Atlante - Época Ária - Las primeras Razas - Las Razas Árias - La Nueva Galilea - Adelantados y Rezagados - El terrible peligro de cristalización en una raza.

 

VIII. Desenvolvimiento de la Religión y la dulce forma del Cristianismo, según las  Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel y El sendero del Místico y del Intelectual.Ejemplo de la Escafandra - La Religión primitiva - Las Religiones de Raza - Espíritu Santo, Cristo y Padre - Materialismo, Teología y Ocultismo - La finalidad de la Obra de Cristián Rosenkreuz - El Sendero Místico y del Intelectual - Religión, Arte y Ciencia - Sentido oculto del Padre Nuestro, de Cristo - La Oración de S. Francisco.

 

IX. La finalidad de la vida de Jesús y la verdadera misión del Cristo según las Enseñanzas Rosacruces de Max Heindel. El Espíritu Virginal y Dios - La ayuda del “Hijo” - Jesús y sus padres - Juan el Bautista - El Bautismo - Cristo entre los hombres - El Gethsemani y la Crucificación - Inicio de su verdadera misión - Venida anual del Cristo a la Tierra - Cómo debe ser entendida la Salvación - Porque el hombre tiene que salvarse individualmente - Porque no puede ser transgredida la ley del Espíritu Santo.

 

X.Iniciación y desenvolvimiento futuro de la humanidad, según las Enseñanzas Rosacruces.  Clases Sacerdotales - La iniciación abierta para todos - Preparación de los vehículos - Ejercitamiento Esotérico - Concentración, Meditación, Contemplación y Adoración - Las Escuelas de Misterios - La Palabra Creadora - La Piedra Filosofal - La Fraternidad Central en Mount Ecclesia, Oceanside, California, U.S.A. - La Piedad de los Iniciados - El Servicio a Media Noche - El Amor de Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

SANTUÁRIO ROSACRUZ MAX HEINDEL

 Fundador: Roberto Ruggiero

 

Casilla de Correo 20071 - UPAEP

MONTEVIDEO - URUGUAY 

juanrezzano@yahoo.com.ar